La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua, dijo que sus pensamientos han estado en la celebración en grande de nuestra Madre en la advocación de Fátima, dado que en Nicaragua se le celebra, se le venera y se le pide.

Somos pedigüeños, siempre le estamos pidiendo a Dios y a la Virgen que nos bendiga, que nos proteja y que continúe iluminando los caminos de paz y bien que vamos andando, haciendo camino al andar en Nuestra Nicaragua de paz, de cariño, de fe, de familia, de comunidad, en la Nicaragua que se encomienda a Dios todos los días”, comentó.

Siempre los pedigüeños que somos, pidiendo que ponga en nuestras mentes, en nuestras bocas, en nuestras actuaciones lo mejor y lo mejor para todos. Que ponga, que disponga, porque nosotros podemos desear, aspirar, desear, pero Dios Dispone, que disponga para nosotros los mejores pensamientos, los mejores sentimientos, las mejores emociones, que disponga para nosotros las mejores palabras, palabras que nos unan”.

Fortalecer la paz

Agregó la Compañera que los nicaragüenses le pedimos a Dios “que disponga para nosotros ser capaces de fortalecer la paz y vivirla como senda de bien común, y vivir además todos estos temas de la vida cotidiana, en primer lugar, los temas de nuestros hogares, de nuestras familias, y también el tema de los procesos nacionales que vivimos este año y que deben servir al bien común”.

Por eso decimos, que Dios disponga para nosotros ese bien común en el servicio que es amor al prójimo, entregados a caminar sendas, caminos de bien, de bienestar, de derechos, entregados en misión de servicio desde nuestros valores, nuestros ideales, de cristianismo, de solidaridad”, añadió.

Hermanos, hermanas estos son días para prepararnos, para continuar caminando, fortaleciendo concordia, familia, comunidad, y dignidad nacional y dignidad en la vida cotidiana, en la comarcas, los barrios, las comunidades, esos lugares que son sagrados, porque ahí vivimos, aquí nacimos, aquí crecimos, aquí vivimos, aquí compartimos los frutos de las estaciones, mayo con sus aguas santas, mayo con sus patios florecidos, mayos con sus aromas, mayo con todo lo que somos, y todo lo que queremos, mejorando cada uno, y mejorando todos”, reiteró la Compañera Rosario Murillo.

Lo que queremos los nicaragüenses

¿Qué queremos los nicaragüenses? Prosperar, trabajar seguros, tranquilos, prosperar. Que nunca más se le ocurra a nadie asaltar las esperanza, tomar por asalto las esperanza, los sueños, el trabajo honrado de las familias nicaragüenses, que nunca se atrevan a irse contra la paz y el bien en esta Nicaragua que va adelante en desarrollo justo, buscando, siempre buscando como vencer la pobreza, luchas y victorias de un pueblo que sabe querer, que sabe luchar y que sabe ganar”, reiteró la Compañera Rosario Murillo.

¿Y qué es ganar?” Se preguntó la Vicepresidenta, “ganar es construir paz, armonía todos los días. Ganar es saber relacionarnos con respeto unos y otros, el saber buscar las sendas que reúnan, reconcilien desde el respeto a las familias nicaragüenses”.

El mundo es complejo, es complicado, es conflictivo, vemos estallar guerras, conflictos en todas partes. Sin embargo, en Nicaragua vivimos en paz, porque el heroísmo y la valentía de los nicaragüenses nos permitió recuperar la paz de las manos ensangrentadas del terrorismo y de los criminales”, dijo.

Recuperamos la paz y vamos adelante, y vamos todos juntos creando el futuro que merecemos. Y vamos adelante con buenos sentimientos, con buen corazón y procuramos siempre pronunciar”.

Y eso es lo que le pedíamos a Dios, a como decíamos al inicio, que nuestra mente, nuestros corazones, y de nuestros labios surjan las mejores palabras, las mejores expresiones, para negar el egoísmo, quiero decir que cada uno de nosotros saber que el egoísmo no deja nada, el egoísmo es destructivo, el egoísmo es odio, el egocentrismo es odio, es miseria humana, negar, extinguir, esos juegos nada bueno, y avanzar procurando entendimiento y propuestas de respaldo a esas familias que en todas partes han conocido mejores tiempos”.

Tuvimos el paréntesis de la interrupción que de verdad puso en blanco, negro a todo color, puso y expuso, los sentimientos tóxicos de una minoría, que se atrevió a ocupar el país como invasores, bueno, de ahí vienen, ahí se sienten respaldados por los invasores de todo los tiempos, por los que se entrometen en todo tiempo, por los que son, han sido a lo largo de nuestra historia irrespetuoso, interventores y ocupantes, por eso decimos, esa es su escuela, pero aquí en esta Patria bonita, en esta Patria de luces, de luces infinitas que vemos cada mañana, es una luminosidad la que tiene nuestra Nicaragua y de verdad, que nos sentimos privilegiados de ser parte estos caminos que son sagrados, porque son sendas de bien, son sendas de derecho, y son sendas para promover la vida digna, la vida buena de la mayoría de los nicaragüenses”, finalizó.