La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, detalló una serie de inauguraciones de infraestructuras y equipos que fortalecen los servicios que brinda el sistema de salud a las familias nicaragüenses en todo el país.

“Hoy, inauguración de una nueva sala de hemodiálisis. Nuevas, novedades, siempre cosas nuevas para avanzar. Defendiendo la vida, la salud, la fuerza, el optimismo de los nicaragüenses. Aquí tenemos sala de hemodiálisis en el hospital San Juan de Dios de Estelí, para pacientes con enfermedad renal crónica”, indicó.

“Y también nos hizo llegar nuestra Policía Nacional el anuncio de la inauguración, el próximo mes de abril, de una sala nueva totalmente equipada con modernos equipos para diálisis y hemodiálisis en el hospital de nuestra policía Carlos Roberto Huembes”, agregó.

“Tenemos aquí nueva clínica de endoscopía en Masaya, Humberto Alvarado Vásquez se llama el hospital. Y acordémonos que estamos ya en proceso de iniciar en los próximos meses la construcción del nuevo hospital departamental de Masaya. Ya entregamos y recibió la comunidad el sitio, es decir los terrenos donde se va a construir Dios mediante con su fuerza y con su gracia, para su gloria siempre”, prosiguió la Compañera Rosario.

Además, destacó que “también clínica de medicina natural y terapias complementarias (está) inaugurándose en el Tortuguero. Así es como vamos adelante, recursos del Banco Mundial. Y centro de salud Elena Lau, aquí en Managua, inaugurándose mañana viernes. Cuánta bendición. Cómo no vamos a ser agradecidos a Dios, cómo no vamos a reconocer el rostro de Cristo Jesús, su generosidad, su amor llamándonos a todos a vivir como hermanos, y a disfrutar de estas obras que son obras de paz y bien”.

Estos son “derechos para todos. El pueblo de Nicaragua es alcalde, es presidente. Las mujeres somos, estamos en los primeros lugares a nivel del mundo en cuanto a participación protagónica en espacios de decisión. Y la juventud, y las familias, las familias como corazón de nuestra sociedad. y eso es lo que queremos y eso es lo que vamos fortaleciendo con experiencia y visión cristiana”, valoró la Compañera Rosario Murillo.

También informó que “mañana recibimos una donación de la Organización Panamericana de la Salud, de equipos quirúrgicos para los trabajadores, para el personal de salud. Y nuestro agradecimiento como siempre”.

Además expresó su “agradecimiento al Sieca por los equipos tecnológicos que como parte del proyecto de cooperación que fortalece integración, comercio. En este caso estos son equipos informáticos para los servicios de salud. Recibimos el día de hoy con el apoyo de la Unión Europea al Sieca y en este caso a nuestra Nicaragua.

También recordó que se inauguró un nuevo quirófano en Boca de Sábalos, Río San Juan. “Nuevo, novedades, son verdades. Estas son las verdades que el pueblo ve, toca, comprueba, usa los servicios, esas novedades las conoce, las identifica, las toca, las vive, verdades y no calumnias, no falacias, no mentiras, no inventos, falsificaciones o vanidades que se convierten en promesas vanas. Cuánto sabemos de las mentiras, cuánto hemos aprendido de cómo se sufre con las mentiras”, indicó.

Vida, salud y fuerza es lo que le pedimos a Dios

La Vicepresidenta Compañera Rosario aseguró que “vida, salud y fuerza es lo que pedimos a Dios en el compromiso de ser también cada uno de nosotros forjadores de vida buena, promotores de salud, derechos, de educación, de futuro, fuerza espiritual, fortaleza, la gran fortaleza del pueblo nicaragüense es la fuerza de espíritu”.

“Creemos en la fuerza del amor. Y sabemos que con odio nunca más, no me canso de decirlo, para que nunca olvidemos lo que ha significado el odio en Nicaragua. Cuánto dolor, cuánto sufrimiento, cuánta división y cuánta destrucción. Por eso decimos: con odio nunca más. En amor fraternal, de familia porque somos una gran familia en Nicaragua vamos adelante. En amor desde nuestras prácticas y nuestras convicciones de cristianismo y solidaridad. Amor en grande, amor a Nicaragua, amor entre nosotros, paz y bien”, expresó.

“Y hoy precisamente como una muestra de ese amor en grande desde la responsabilidad que tenemos y que podemos cumplir todos los días con la fuerza que nos da Dios, este Estado que garantiza derechos, bien común, cariño en grande, luchamos para vencer la pobreza. Luchamos para cumplir a nuestro pueblo como debemos, luchamos para avanzar caminando, trabajando, estudiando, emprendiendo, aprendiendo, prosperando y vamos a seguir venciendo la pobreza, porque es la mano de Dios, son las bendiciones que Dios nos da las que guían nuestros pasos. Trabajamos sin descanso, nuestros caminos son de vencimiento de victorias adelante contra el adversario que es la pobreza”, agregó.

La Compañera Rosario Murillo dijo que “hemos demostrado nuestra fortaleza y nuestra dignidad en todos los momentos de nuestra historia. Y seguimos con fortaleza que ha crecido, con dignidad que crece”.

También reafirmó que “todos tenemos derecho a vivir como corresponde, como seres humanos y nadie tiene derecho a arrebatarnos esa vida de trabajo y paz. Nadie tiene derecho a creerse más que cualquier hermano o hermana, trabajadores insignes en nuestra Nicaragua”.

“Nadie tiene derecho a pretender volver a someternos y a humillarnos, arrebatando lo que es nuestro. En primer lugar nuestro concepto, nuestra práctica dignificante de patria, amor a Nicaragua. Y en primer lugar el trabajo honrado, el derecho a vivir tranquilos, seguros y trabajando honradamente con todos los apoyos, con todos los respaldos de un gobierno que ha demostrado y sigue demostrando el compromiso, la opción preferencial por los pobres, para que dejemos de ser pobres. Y luego el compromiso de defender a las mayorías en Nicaragua, para que nunca nadie, ni disfrazados, ni enmascarados, ni maquillados, posando en fotos para sus amos en otros lados, se atrevan siquiera a pensar que pueden avasallar a este pueblo. Ni siquiera pensarlo, ni siquiera a concebir más humillaciones, sometimientos, como quisieran. No somos un pueblo de agachados, no somos un pueblo de arrodillados, somos un pueblo con destino luminoso desde nuestra fe, nuestra confianza en Dios y el reconocimiento de nuestras capacidades de todo lo que somos, y todo lo que podemos hacer y siendo como nicaragüenses con cultura, como nicaragüenses con conciencia y como nicaragüenses por gracia de Dios”, concluyó.