La Compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que se pudo comprobar una vez más la organización del pueblo nicaragüense para enfrentar este tipo de eventos que pueden ser catastróficos si no se toman en serio.

Se refirió que la noche de este jueves 4 de marzo el Gobierno de Nicaragua, a través de las autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres estuvo pendiente desde una alerta informativa que se hizo, sobre todo para todas las comunidades costeras del Pacífico nuestro país.

“Se estuvo en comunicación, desde el Sinapred y la Presidencia de la República con los alcaldes, con los hermanos, secretarios políticos para atender la alerta que se había recibido de un posible oleaje fuerte, una alerta llamada de tsunami, pero el anuncio que se había hecho para nuestro país era de olas de 35 centímetros y hasta un metro”, explicó.

No obstante, dijo que hay que ser precavidos, “y el Comandante Daniel orientó: uno, hacer la alerta local, comunicarnos y vigilar en todos los lugares vulnerables de nuestras costas”.

“Ellos apuntaban a Corinto, a Puerto Sandino y San Juan del Sur en los boletines, eso eran considerados lugares vulnerables, pero gracias a Dios no pasó nada”, enfatizó.

“Estuvieron pendientes los compañeros y debemos decir que las familias se comportaron admirablemente, como sabemos conducirnos, hemos aprendido y aprendemos cada día más, en momentos de emergencia”.

Informó que hasta las 7 y media de la mañana se levantó la alerta y se informó a nivel nacional, “y estaba esto proyectado para las 4 y media de la mañana, así que a las 7 y media se levantó la alerta y pudimos comprobar una vez más la organización para enfrentar este tipo de eventos que pueden ser catastróficos si no los tomamos en serio, gracias a mi Dios salimos bien”.