La Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo destacó este mediodía el saludo de año nuevo brindado por Nicaragua al cuerpo diplomático acreditado en el país y agradeció las expresiones de amistad y solidaridad del Nuncio Apostólico de su Santidad, Monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag, y los embajadores que asistieron al encuentro virtual.

Hoy tuvimos el saludo de año nuevo al Cuerpo Diplomático acreditado ante nuestro pueblo, nuestro gobierno, tanto residentes como concurrentes, como misiones y organismos internacionales, saludo que dimos de manera virtual, resaltó la Compañera Rosario Murillo.

Señaló que el Canciller Denis Moncada dirigió un mensaje que expresa el compromiso de nuestra Nicaragua Bendita, de fortalecer, fortalecer, fortalecer, todas nuestras relaciones de amistad, fraternidad, cooperación, para la paz en el mundo y solidaridad con tantos gobiernos y pueblos con los que hemos venido acercándonos más y más, trabajando precisamente por un mundo de encuentro, de diálogo, de cooperación solidaria y complementariedad, de paz.

Queremos agradecer de manera especial las palabras de Monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag, Nuncio Apostólico de su Santidad en nuestra Nicaragua y Decano del Cuerpo Diplomático, quien también saludó a todos los hermanos y hermanas conectados virtualmente por este año 2021, en el que el planeta entero, la familia humana, la comunidad humana, trabaja para promover salud, vida, cooperación solidaria, complementariedad, son los rasgos que queremos ver y vivir en un mundo que cada día afiance y afirme la paz como patrimonio de la humanidad, dijo.

Indicó que el Compañero Denis Moncada fue muy enfático, sobre todo lo que son nuestros principios de política exterior, muy enfático también sobre toda las formas de desarrollo de esas relaciones internacionales, en foros, ante organismos acreditados en nuestro país, y ante la sede de los organismos internacionales, lo que va a ser, lo que ha sido, lo que es nuestra política de trabajo porque el hombre urgentemente demanda paz, seguridad, estabilidad y un nuevo orden económico que priorice la vida, la salud, la lucha contra la pobreza, un mundo responsable, justo, respetuoso.

Un mundo cooperante y complementario en el que no tengan cabida las medidas unilaterales, coercitivas, arbitrarias, ilegales, que algunos llaman sanciones, pero que nosotros en el mundo, los pueblos del mundo calificamos de agresiones y de violación a todos los órdenes internacionales, la Carta de Naciones Unidas, Además Denis fue claro también al hablar de nuestras relaciones internacionales basadas en el respeto a los propósitos y principios de esa Carta, a la no injerencia en los asuntos internos, al respeto a la soberanía, a la libre autodeterminación de los pueblos, al derecho internacional y un mundo, reiteramos, repetimos, no nos casamos de repetir que trabaja por la armonía, por la paz, la seguridad soberana, en nuestra Nicaragua la seguridad es soberana, el bien común de nuestros pueblos, añadió.

Muchísimas gracias a todos los embajadores que participaron, en particular al Señor Nuncio por habernos dirigido a todos ese saludo que nos llama a la fraternidad, a todos los pueblos, a todos los gobiernos, a trabajar por la paz, por la salud, por la vida y por los derechos de los pueblos al bienestar, concluyó sobre el tema.