Siemens puso punto final el lunes a su colaboración con Nokia en las redes y equipos de telecomunicaciones, al vender al finlandés su parte en su empresa conjunta, una nueva etapa en la gran reestructuración iniciada por el industrial alemán.

Nokia Siemens Networks (NSN) recibirá, a cambio de su 50% en esta empresa conjunta, 1.700 millones de euros, sobre todo en metálico, por parte de Nokia, un precio considerado "más bien justo" por Jasko Terzic, analista de DZ Bank.

Esta decisión sobre NSN, cuyo futuro era incierto desde hacía varios meses, fue bien recibida tanto en Alemania como en Finlandia. En la bolsa de Fráncfort, la acción Siemens estaba en primer lugar del índice Dax, con un alza de 2,09% a 79,27 euros hacia las 12H00 GMT, mientras que la acción Nokia subía 7,31% a 3,054 euros en la bolsa de Helsinki.

Después de haber esperado durante un tiempo una introducción en la bolsa, Siemens ya no ocultaba su intención de desembarazarse de la empresa conjunta creada en 2007. La expiración de un pacto de accionistas en abril le dejó el camino libre.