INTERVENCION DEL EMBAJADOR LUIS ALVARADO EN LA SESIÓN ORDINARIA DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA DEL 18 DE NOVIEMBRE DE 2020

Muchas Gracias Señora Presidenta.

La Delegación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua, agradece al Gobierno de Honduras y su Misión Permanente ante la OEA, la presentación de la Declaración en Solidaridad con los Pueblos y Gobiernos del Hemisferio que han sufrido Desastres Naturales, la que hemos copatrocinado.

Asimismo expresa su solidaridad y condolencias a los Pueblos y Gobiernos de Centroamérica que han sufrido víctimas y muertes producto de los deslaves, las inundaciones a consecuencia del paso de dos potentes huracanes de manera consecutiva, el ETA de categoría cuatro y el IOTA de categoría cinco.

A como lo expresara el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega en la importante Reunión de Presidentes de Centroamérica celebrada con el Presidente del BCIE y sus Directores, el 16 de Noviembre del año en curso, el Eta produjo grandes daños en Nicaragua y hasta el momento logramos evacuar a 71.000 personas y albergar a 48,000 y se cuantifican daños en pérdidas por puentes destruidos, carreteras, viviendas, por un total de 179.8 millones de dólares, lo que viene siendo cerca de un .5 del PIB, sin incluir los daños forestales, cuyas estimaciones preliminares sugieren que el valor de estos daños y pérdidas podrían acercarse a 3 puntos del PIB. Todo ello sin contar los daños y afectaciones que nos dejará el Huracán IOTA.

Somos una Región, incluyendo a las Islas del Caribe, en la que ha habido un total de 31 ciclones Tropicales o Subtropicales, 30 Tormentas con nombres cada una, 12 Huracanes y 5 Huracanes Mayores y con el agravante de que fuimos el epicentro de estos dos poderosos y destructivos huracanes, los que ha dejado a su paso una estela de devastación, inundaciones y graves daños a la agricultura y la infraestructura de Nicaragua y la de otros Países Hermanos del SICA.

Gracias a Dios no se reporta la pérdida de Vidas Humanas, debido a las medidas preventivas y los niveles de organización que dispone nuestro País para hacerle frente a este flagelo de la Naturaleza.

Subrayaba el Presidente Daniel Ortega que la Región Centroamericana tiene las siguientes Pandemias: La Pandemia de la Pobreza, que la venimos arrastrando desde hace muchísimos años; la Pandemia de la Migración, que también la venimos arrastrando desde hace muchísimos años; la Pandemia del Narcotráfico y Crimen Organizado, igualmente lo venimos arrastrando desde hace muchísimos años; la Pandemia, con Huracanes, o sin Huracán, del Corredor Seco, que también venimos arrastrando desde hace muchísimos años; luego la Pandemia de los Desastres Naturales, incluidos terremotos, y ahora se agrega la Pandemia del COVID-19.

Es decir afrontamos siete pandemias para las cuales hemos establecido Acuerdos y Compromisos para enfrentarlas.

Expresaba el Presidente Ortega el compromiso de Nicaragua de trabajar en la ruta establecida por el Presidente Juan Orlando de trabajar con el Presidente del BCIE, Señor Dante Mossi y todos los Gobiernos de Centroamérica un Plan Extraordinario, un Plan de Emergencia a ser presentado ante los Organismos Internacionales, ante las Naciones Unidas, para que vuelquen recursos ante esta tragedia que se está viviendo aquí en la Región Centroamericana.

Frente a este estado de cosas, Nicaragua continúa demandado y abogando ante la Comunidad Internacional, en los Organismos Internacionales y en las Conferencias de las Partes de la COP, el establecimiento de una JUSTICIA CLIMÁTICA que permita el desarrollo de una indispensable Política de Indemnización, convertida en Cooperación directa e incondicional.
A como lo expresara el día ayer 17 de Noviembre de 2020 la Vicepresidenta de la República Rosario Murillo, se trata de una Justicia Climática de compensación para los Países de Centroamérica y el Caribe, que estamos en una situación de extrema vulnerabilidad sin merecerlo, con constantes amenazas a cada instante y que vivimos las consecuencias, porque estas amenazas se convierten en fenómenos que nos agreden, que nos alteran la vida.

Nicaragua seguirá haciendo énfasis en la urgente necesidad de crear una Justicia Climática que permita la debida compensación para nuestros Pueblos.

Retomamos lo manifestado por el Papa Francisco en su Mensaje con motivo de la Cumbre sobre Clima de Naciones Unidas el 22 de septiembre 2019.
El problema del Cambio Climático está relacionado con cuestiones que tienen que ver con la Ética, la Equidad y la Justicia Social. La situación actual de degradación ambiental está conectada con el degrado humano, ético y social, tal y como experimentamos cada día. Y esto nos obliga a pensar sobre el sentido de nuestros modelos de consumo y de producción, y en los procesos de educación y de concienciación para hacer que sean coherentes con la Dignidad Humana. Estamos frente a un desafío de civilización en favor del Bien Común.

Es necesario preguntarse si existe una verdadera voluntad política para destinar mayores recursos humanos, financieros y tecnológicos a fin de mitigar los efectos negativos del Cambio Climático y ayudar a las poblaciones más pobres y vulnerables, que son las que más lo sufren, hasta aquí la cita.    

Muchas Gracias Señora Presidenta.