En aquella casita de taquezal de tu infancia, tu amada madre te empezó a inculcar la idea de que la libertad, la dignidad y la igualdad en nuestra Nicaragua no llegarían nunca si no se batalla con perseverancia y coraje. Y esos valores fueron tu sentido vital hasta el día aquel del que se cumplen hoy 44 años.

Pero no nos has dejado jamás y no podría ser de otra manera. Estás presente en cada decisión, en cada acción, en la lucha continua del que fuiste padre fundador: en el FSLN. Por eso sé que sigues y siempre seguirás aquí a nuestro lado mostrándonos el camino a seguir.

Nunca te fuiste y nunca te irás, Comandante!

Viva Nicaragua Libre!

Miguel López                                                                       

Profesor universitario                                                                                                                                                                               

Movimiento Cultural Obrero Finlandia