El doctor Paul Oquist Kelley, ministro secretario privado para Políticas Nacionales de la Presidencia de la República de Nicaragua, participó en una videoconferencia en la que se enlazaron ONG para conocer sobre el avance del proyecto Cristiano y Solidario del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

En su intervención el doctor Oquist hizo una crónica del avance del país a pesar de las crisis creadas en los últimos años.

Cuando miramos la política económica de Nicaragua la actual recuperación obedece a la ayuda externa sostenible, al equilibrio fiscal, a la inversión extranjera directa y a las exportaciones, complementado por el desarrollo social, seguridad ciudadana, reducción de las desigualdades, educación y salud gratuita y reducción de la pobreza que hace que nuestra política económica y social produzca resultados tanto económicos como sociales”, explicó.

Mencionó que Nicaragua tiene las mejores carreteras de Centroamérica y según el Foro económico Mundial de Davos son las quintas mejores carreteras en América Latina y el Caribe.

La restitución del derecho al agua potable y alcantarillado sanitario es otro punto que destacó.

Pasamos el 65 por ciento de agua potable en el 2016 a 91 por ciento en el 2019 buscando alcanzar el 95 por ciento en el año 2023 y de un 33 por ciento en el 2006 a un 51 por ciento en el 2019 en alcantarillado sanitario. Al lograr en los pueblos carreteras, electricidad y agua se transforma la vida y se transforma la capacidad productiva de los pueblos”, especificó.

Cambio climático

Durante la conferencia Paul Oquist mencionó que un elemento importante en la política de cambio climático de Nicaragua es el aumento en la energía renovable.

Pasamos de un 26 por ciento de la energía renovable en el 2006 a un 77 por ciento al 2020, buscando alcanzar el 90 en el año 2023. Otros países están cantando victoria con el 10 por ciento de energía renovable y nosotros ya estamos en un 77 por ciento, este es otro magno avance de nuestro gobierno”, sentenció.

Agregó que “En cuanto a la reducción de emisiones por el lado forestal ya hemos logrado una fase de preparación de 8 millones de dólares para aumentar la inversión privada y pública para la captura de once millones de toneladas de CO2 en cinco años en la Costa Caribe de Nicaragua”.

En cuanto a la política internacional climática Nicaragua y Bolivia negociaron en el Acuerdo de París que los países se comprometieran a reducir 1.5 grados centígrados y eso fue aceptado por el este 1.5 grados era más realista que el 1 por ciento que pedían.

Nicaragua también aboga por el reconocimiento de los daños que sufren los países debido al cambio climático.

El comandante Daniel Ortega Saavedra, presidente de la República, en la Asamblea de Naciones Unidas, en septiembre del 2015, dijo que el Gobierno y pueblo de Nicaragua espera que de la conferencia de París (COP21) surja un compromiso con la justicia climática y una indispensable política de indemnización convertida en cooperación directa e incondicional”, recordó.

Los emisores y responsables de la depredación, degradación y desajustes deben reconocer nuestras pérdidas, contribuir con la recuperación en la medida de sus responsabilidades para restituir el derecho a la salud y a la vida de la madre tierra y de los pueblos del mundo”.

Cómo avanza Nicaragua

El Doctor Paul Oquist Kelley dio algunos datos relevantes en los que se pueden ver el efecto positivo de las políticas de gobierno.

Se han construido y mejorado en los últimos tiempos 35 mil 274 calles; construido y mejorado 40 mil 748 caminos rurales y productivos; construidos y mejorados 1630 puentes vehiculares y peatonales; construidos y mejorados 324 mil metros lineales de cauces y obras de drenaje; 144 mercados municipales; 772 parque municipales; casi dos mil infraestructuras deportivas; 59 museos municipales y 59 casas de la cultura, es decir, las inversiones a nivel local han sido proactivas en beneficio del pueblo”, detalló.

Finalmente sostuvo que la política macroeconómica del país ha permitido que Nicaragua del 2011 al 2017 fuera considerado el segundo país que más crecía en América Latina con un crecimiento del 4.8 por ciento.

Ahora ese promedio sufrió un revés en el 2018 debido al intento de golpe de estado que ha tenido un costo económico grande para el pueblo nicaragüense, pero poco a poco ha venido recuperando su economía.