El huracán Laura tocó tierra la madrugada de este jueves, cerca de Cameron, Luisiana, Estados Unidos, informó la agencia de noticias Prensa Latina.

Según los reportes, Laura es considerada la tormenta más fuerte que ha afectado dicha región en más de un siglo.

El fenómeno meteorológico entró a la mencionada demarcación con categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson con vientos cercanos a los 250 kilómetros por hora, destacó la agencia de noticias.

Al tocar tierra se debilitó a categoría dos al transitar por la zona central-oeste de dicho estado, aún con vientos máximos sostenidos superiores a los 160 kilómetros por hora.

En las primeras horas medios locales reportaron que más de 457 mil clientes en Luisiana y Texas están sin electricidad.

Los medios también informaron sobre la destrucción ocasionada por los vientos huracanados en la ciudad de Lake Charles, Luisiana, ubicada a unos 65 kilómetros al norte de la costa del golfo de México.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró a medios de prensa locales que se están alistando fuerzas y medios para iniciar esfuerzos significativos de búsqueda y rescate en Lake Charles y sus alrededores, donde los niveles del agua alcanzan proporciones pocas veces vistas por los seres humanos.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, Florida, informó que se espera que continúe perdiendo fuerza en la medida en que se mueve al interior del territorio.