[email protected] nicaragüenses, Familias nicaragüenses, hoy, 13 de Agosto de este Año 2020, se cumplen 40 Años de la Fuerza Naval; o sea, la Fuerza Naval nació un poco después del Triunfo de la Revolución. Y en este día, saludando a [email protected] [email protected] [email protected] de la Fuerza Naval, a sus Familiares, queremos rendir Homenaje a dos Hermanos... Al Comandante de la RevoluciónFidel Castro, que en la primera visita a Nicaragua navegó allá por el Río Rama, anduvo navegando. Ya recordamos, del Comandante Fidel, su hazaña, cuando en el yate Granma embarcaron en México y llegaron a Cuba en aquel desembarco histórico que dio inicio a esa Gran Batalla por la Libertad de Cuba, que era luchar por la Libertad de los Pueblos de Nuestramérica y de los Pueblos del Mundo.

Y el 13 de Agosto también cumple 90 Años el Comandante Tomás Borge... ¡90 Años ! Coincidían en el Cumpleaños, y Tomás, ya sabemos cómo recorrió también todos nuestros Territorios. Así que para ellos, para sus Familias, nuestro Homenaje, nuestro Recuerdo.

Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República; General de Ejército Julio César Avilés Castillo, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua; Mayor General Bayardo Rodríguez, Jefe de Estado Mayor General; Mayor General Marvin Corrales Rodríguez, Inspector General; el Mayor General Bayardo Rodríguez Ruiz y el Mayor General Marvin Corrales Rodríguez, deben ser primos. Y nuestros saludos también para el Contraalmirante Ángel Fonseca Donaire, Jefe de la Fuerza Naval.

COMANDANTE

Recordábamos, como recordamos siempre, que para el Mes de Septiembre del año 1979, recién el Triunfo, fuimos a Las Minas, y ahí nos acompañaba ese Genio de la Literatura y que le tenía un inmenso Amor a Nicaragua, Julio Cortázar. Y llevábamos una Misión, era nacionalizar las minas, las minas de Oro que eran sometidas a unas formas de explotación esclavista, y donde las utilidades que deberían de quedar en ingresos a la Nación, en regalías, en Impuestos para la Nación, sencillamente se la repartían las Empresas con la Familia Somoza. Allí se repartían. Nadie rendía cuenta.

Incluso, llegaron al extremo, a lo largo de los años, en esa explotación minera, llegaron al extremo allí, en lo que era un embarcadero que le habían puesto el nombre de Puerto Isabel, allí lo ampliaron y construyeron un Puerto para que pudiesen ingresar barcazas con mayor capacidad, no para llevarse los lingotes de oro, los lingotes de oro cuando se procesaban sencillamente luego iban por vía aérea hacia los Estados Unidos, sino que ahí lo que hicieron fue crear las condiciones para que ya no se procesara la broza aquí en Nicaragua y que se embarcase la broza, sin tener ni siquiera idea de qué cantidad de oro iba a salir de esas toneladas de brozas.

Se llevaban la broza a trabajarla allá, y aquí ni idea existía de cuánta era la cantidad de oro que estaba siendo extraída, saqueada, robada, de nuestra Patria. Y a eso le llamaban Democracia, al funcionamiento del País en esas condiciones le llamaban Democracia, y no había mayor Bienestar para las Poblaciones Originarias que trabajaban en Las Minas.

Por esa razón, porque lo que había era un  saqueo de las Riquezas, de los Recursos Naturales, en este caso particular del Oro, es que fuimos allá a nacionalizar, el Estado a intervenir con los Trabajadores, y con los Trabajadores organizar y con los Técnicos, con los Ingenieros, con los Especialistas organizar la explotación del Oro, quedando ya recursos para el País. Y  enfrentando, lógicamente, las demandas que fueron a presentar las Empresas Mineras expropiadas; fueron a presentar demandas en contra de Nicaragua, y hay litigios que duraron tiempos.

COMANDANTE

Entonces fuimos allá a ese acto de Soberanía, porque sencillamente no se trataba de una inversión extranjera que se estuviese ejecutando de acuerdo con las Leyes Internacionales, y con las Normas Nacionales. No había ninguna regulación, simplemente era el saqueo acordado entre la Familia Somoza que había sido impuesta para gobernar nuestro País, después de asesinar a Sandino había sido impuesta por los yanquis y armada por los yanquis, con Empresas norteamericanas que no tenían ningún sentido de Ética y que disfrutaban de ese saqueo porque les daba ganancias ilimitadas. Entonces fuimos allá, fue un Día de Alegría, fue un Día de Orgullo Nacional, de Soberanía Nacional.

Eso ha cambiado diametralmente. Ahora las explotaciones mineras se hacen conforme las Leyes Nacionales y conforme los parámetros también internacionales, y hay una buena armonía, una buena relación entre el Estado nicaragüense, y pagan Impuestos, aportan a la Comunidad, aportan con construcción de viviendas, aportan con construcción de Escuelas, de Hospitales, de Caminos. Es decir, es la inversión compartida, donde reciba beneficios la Población, los Trabajadores reciban beneficios, no solamente el salario, sino que también reciba beneficios la Comunidad. Y eso lo vemos, cómo se han desarrollado los Polos Mineros en todo nuestro País.

Entonces culminó la Ceremonia, y luego ya conversando con el Comandante Campbell, el Comandante Campbell es originario de Corn  Island, y con Rosario: ¿Por qué no continuamos conociendo esa otra parte de Nicaragua que no conocíamos? Bueno, hicimos el viaje entonces, hicimos el viaje ahí por tierra, y ahí conocimos el famoso Río Wawa, ese Río inmenso, no estaba en condiciones de que se pudiese pasar si no era con la plana que tenían ellos allí, una plana donde se montan los vehículos y cruzan los vehículos, y allá continuar por el camino rumbo a Bilwi.

Allí era una plana enorme, claro, un río que cuando se crecía eran kilómetros en la crecida, y todavía cuando se crece son kilómetros en la crecida. Ahí no perdemos de vista que se habrá que construir un puente, ya incluso está localizado el punto donde se va a construir ese puente. Es una situación muy parecida a la que existía aquí en  Malacatoya, claro, de dimensiones más cortas el cruce allí en Malacatoya, también en una plana ahí los vehículos cruzando.

¡Cómo cambió Malacatoya! Algo que parecía increíble, algo que parecía que tenía que ser así toda la Vida, ¡cómo cambió! Carretera, Puente, y cambió la Vida, y así va a cambiar la Vida también para los Hermanos del Caribe, en la medida que vamos avanzando con el Proyecto de estas Rutas donde ya está ubicado el punto donde en otras épocas transitaban Ferrocarriles. Porque era la otra explotación que tenían aquí las Empresas norteamericanas, sin control alguno, era saqueo también el banano, la madera. Se llevaban lo que querían, se sentían dueños del País, porque tenían aquí un Gobierno impuesto por ellos, sobre la sangre de los nicaragüenses.

COMANDANTE

Y en ese recorrido fuimos conociendo, fuimos deteniéndonos en las Comunidades a lo largo de ese camino. Bueno, ya cuando salimos de Las Minas y cruzamos el Wawa entramos en el llano, aquella zona llana, porque en las zonas de Las Minas tenemos zonas de altura. Ya al otro lado es el llano, es aquel inmenso llano, y allí las Comunidades, las Comunidades, las Comunidades de Pueblos Miskitos, de Pueblos Mayagnas, de Comunidades Afrodescendientes, hasta que llegamos a Bilwi. Y Bilwi estaba en manos del Pueblo, en manos del Pueblo estaba Bilwi, igual que estaban en manos del Pueblo todas esas Comunidades de la Costa del Caribe, Bluefields, Corn Island... ¡Todo en manos del Pueblo!

Yo recuerdo que empezamos entonces a hacer Asambleas, y en las Asambleas, ahí con Steadman Fagot, con Brooklyn Rivera, cómo lográbamos una Gran Unidad, primero, de los Pueblos Miskitos, Mayagnas, de los diferentes grupos que ellos tenían. Participamos en esas Asambleas que duraron horas y horas y horas, y una disciplina en las Asambleas, y ahí fue donde surgió esa organización que en Miskito, Sumo, Rama, decía: ¡Asla Takanka! ¡Unidos! ¡Unidos!

Esa fue la primera... estaban Miskitos, Sumos, Ramas, Sandinistas, ¡Asla Takanka! ¡Todos Unidos! ¡Todos Unidos! Eso era... ¡Todos un solo Pueblo! Asambleas con 800, 1,200 Delegados de las diferentes Comunidades. Y aquello en Paz, y con mucha Alegría, porque ese Pueblo no había tenido nunca el Derecho de hablar, de opinar, de proponer; había sido permanentemente oprimido, saqueado, explotado.

Luego fuimos al Muelle, y en el Muelle estaba una lancha de construcción israelí, Dabur; eran las lanchas o los guardacostas que le habían suministrado a Somoza, al igual que unos aviones también de fabricación israelí, esto como un complemento de todo el armamento que llegaba de los Estados Unidos de Norteamérica. Dabur, los guardacostas, y los aviones Arava, que tenían la capacidad de disparar cohetes.

Entonces nos acercamos a la lancha a curiosear, ¿por qué? Porque no había Fuerza Naval, como nos recordaba el General, había poca presencia formal todavía del Ejército, ideay, si el Ejército apenas estaba constituyéndose. Todo aquello estaba en manos del Pueblo,  como les decía, entonces nos fuimos a la lancha a platicar ahí con los que estaban al mando de la lancha.

Al mando de la lancha estaban unos Hermanos Miskitos que son grande navegantes, y conversando con ellos les preguntaba que si ellos podían conducir esa lancha; dijeron que sí, que ellos podían manejarla, que la podían conducir, a pesar de que le faltaba algunos instrumentos, había sido medio saqueada la lancha. Entonces, ¿podríamos ir a hacer un recorrido en este guardacostas? Nos vamos por el Litoral buscando hacia el Sur y nos vamos deteniendo en las Comunidades para visitar las Comunidades, y luego ya más adelante vemos si cruzamos también para Corn Island.

COMANDANTE

Nos acompañaba un periodista cubano, recuerdo, Erasmo Terrero, Que en Paz Descanse. Él nos acompañaba haciendo crónicas ahí.

Bueno, ya nos acomodamos en la Dabur y empezó el recorrido; uno de los primeros poblados donde desembarcamos fue ahí, donde estaba lo que llamaban Puerto Isabel, en el momento se le cambió el nombre, que yo recuerde se le llamó Puerto Benjamín Zeledón a Puerto Isabel, en ese momento.

Bueno, desembarcamos, anduvimos recorriendo el pueblo, conversando ahí con la población. Ahí la Autoridad era el Pueblo, las Comisiones que ellos tienen, los Consejos Comunales que ellos tienen, esa era la Autoridad; entonces conversamos con ellos y ellos con mucha expectativa en cuanto a todo lo que iba a traer la Revolución. A nadie se le ocurría en ese momento, en aquel Ambiente de Paz, de Tranquilidad, de Alegría, que al poco tiempo se le vendría a imponer otra guerra a Nicaragua. A nadie se le ocurría, era Alegría la que había.

Luego continuamos, y fuimos a una Comunidad, Tasbapauni, una Comunidad donde sencillamente no entraban vehículos, ahí solamente se podía llegar por Ríos, o desde el Mar se podía llegar por canoas. Los Compañeros misquitos parquearon el guardacostas, inmediatamente los comunitarios que estaban ahí, una Comunidad misquita también, inmediatamente tomaron sus botes y empezaron a navegar hasta donde estaban el guardacostas; bajamos del guardacostas, cruzamos a los botes y nos llevaron ellos al pueblito. Porque, claro, el guardacostas no podía atracar, ahí no había atracadero para que pudiera atracar el guardacostas, tenía que quedarse un poco alejado de la costa, y ahí llegaban ellos entonces.

Antes habíamos pasado por Sandy Bay también, una Comunidad totalmente virgen. O sea, en todas esas Comunidades, ustedes ya conocen también, [email protected] de la Fuerza Naval,  [email protected] de la Fuerza Aérea y [email protected] también de la Fuerza de Infantería, ya conocen buena parte de la Costa, y saben cómo se vive en esas Comunidades.

Ahí lo que más nos impresionó cuando llegamos a esa Comunidad, es que estaban las casitas y no existía el concepto de “cerco”. Cada quien tenía sus gallinitas, sus chanchitos, algún ganado, y ahí nadie peleaba porque se movieran por un lado o por otro lado. Y no había pavimento, lógicamente, simplemente las calles en tierra, pero cubiertas de pastos, de flores, las calles verdes, un verdor cubierto con flores. Ahí estuvimos compartiendo, conversando, hablándoles de lo que ellos querían saber, qué significaba la Revolución.

Después, saliendo de esta Comunidad, les pregunté a los Compañero: Vean, ¿y ustedes nos podrían llevar a Corn Island? Sí, sí. Y ¿cuánto dura ese viaje a Corn Island? Unas cuantas horas. Bueno, vamos a Corn Island. Entonces ya ellos enfilaron rumbo a Corn Island. Ya era de tarde y la navegación se fue haciendo de noche, en medio de un oleaje que retumbaba, el Mar estaba agitado y ya parecía que se volteaba el guardacostas. Y con cada oleaje que venía con una gran potencia, los misquitos saltaban y gritaban de alegría, mientras nosotros un poco preocupados, y ellos saltando de alegría con cada oleaje que venía con fuerza.

Y ahí íbamos... Ellos iban mirando el Cielo, buscando Estrellas para orientarse, habían algunos mapas, agarraban los mapas. Bueno, fueron horas, horas y horas, y en un momento determinado le digo al Capitán: Yo creo que ya dejamos Corn Island, yo creo que vamos a parar a San Andrés. No, no, dice, vamos bien, vamos bien, vamos bien. Y efectivamente nos llevaron exactamente a Corn Island.

COMANDANTE

Luego en Corn Island, ahí recorriendo Corn Island, hablando con la población... Recuerdo una Asamblea allá en Corn Island, y en la Asamblea había una discusión, o sea, nosotros llegamos cuando estaba la discusión, estaba el Poder Popular ahí dirigiendo la Asamblea. Y la discusión era que ese local, que había sido un negocio, un restaurante, bar, una cosapor el estilo, los dueños se habían ido huyendo y dejaron el negocio; entonces, ¿qué hacemos con este negocio? Entonces estaba la discusión, unos decían que había que hacerlo un salón de baile, otros decían que había que hacerlo Centro de Cultura. Y ahí estaba la discusión, la discusión, y al final la votación, pues había que votar, se da la votación, entonces quedó que en Centro de Cultura, y los fines de semana centro de esparcimiento, de baile, se logró ahí una combinación. Así se tomaban las decisiones en ese momento.

Luego retornamos en la Dabur y entramos a  Laguna de Perlas, y ahí cuando vamos entrando a Laguna de Perlas, íbamos a desembarcar, ya atracamos, estaba ahí esperándonos ese gran Poeta que nos acompaña desde ese otro Plano de Vida en que se encuentra, Carlos Rigby; estaba Carlos Rigby ahí con un trombón, recibiéndonos con las notas del trombón, era una cosa mágica, la Cultura en vivo, natural, espontánea, y con esa gran Riqueza y esa Fuerza de esos Pueblos, y en particular del Poeta Rigby. Bajamos, estuvimos ahí conversando, nos invitaron, donde íbamos llegando nos invitaban a comer, íbamos comiendo en el camino, a comer rondón, a comer pescadito.

Después fuimos a Bluefields, estuvimos en Bluefields también, estábamos conociendo esa otra parte de Nicaragua, fíjense. Después de Bluefields nos venimos por El Rama, siempre con la Dabur por El Rama, hasta el desembarcadero, hasta el puertecito de El Rama, ahí desembarcamos, nos despedimos de los Compañeros, y ya cogimos rumbo a Managua.

Esa era la Fuerza Naval en ese momento, y me imagino que eso así ha de haber funcionado en todos los Puertos, al lado de San Carlos, Río San Juan, en los diferentes lugares donde pudieron haber quedado estas Dabur, porque tenía unas cuantas Dabur la Guardia.

Realmente lo que encontramos como Fuerza Naval era bien poco, la parte de las Dabur diría que era los más fuerte, lo más potente que tenía, de ahí era una Fuerza Naval bastante frágil y sin grandes capacidades como para poder cumplir Misiones básicas de una Fuerza Naval. ¿Por qué? porque ese era un Sistema dirigido por los norteamericanos y que tenía como operadores aquí a los Somoza, y lo que le interesaba a ellos era tener una Guardia, una Policía, para mantener al Pueblo aterrorizado. Y si se aparecía una patrulla de la Guardia allá, a la orilla de un puertecito era para saquear, para robar, para matar.

Entonces no estaba dentro de las prioridades de ellos el tema marítimo, no les importaba defender la Integridad y la Soberanía Territorial del País, y eso explica que nos encontramos con una Fuerza Naval muy frágil.

Se incorporaron estas Dabur a la Fuerza Naval, lógicamente, y ahí hubo que empezar a construir una Fuerza Naval desde cero, prácticamente. Luego se fue fortaleciendo la Fuerza Naval, con Cooperación de Pueblos Hermanos, de Pueblos Amigos, se fueron calificando los Compañeros, las Compañeras de la Fuerza Naval.

Y ya en estos últimos Tiempos, cuando estaba por llegar el fallo de la Corte sobre la disputa que teníamos de nuestro Mar Territorial en el Caribe, ya entonces contábamos con barcos, con lanchas de mayor calidad, de mayor fortaleza, de mayor autonomía, como las últimas que se compraron, las compramos con recursos propios, las de fabricación holandesa, lanchas muy modernas.

También recibimos unas de España, anteriormente, y estas lanchas holandesas que las compramos con recursos propios, lanchas caras pero de mucha calidad, y que, combinado con todo lo que se le ha capturado al Narcotráfico, porque entonces ahí la Fuerza Naval empezó a jugar su papel, primero, en resguardo de la Soberanía del País, y primero también en el combate contra el Narcotráfico y el Crimen Organizado.

Entonces, aparte de los esfuerzos que hacíamos de que nos cooperaran con lanchas, que comprábamos otras lanchas, o guardacostas, también la propia Fuerza Naval, combatiendo el Narcotráfico, fue haciéndose de lanchas rápidas, de las cuales el Narcotráfico hace buen uso para el transporte de la droga, de todo tipo, ahí habían unas con varios motores lo que les da una gran velocidad.

Entonces todos estos medios se convirtieron en medios adaptados para la Fuerza Naval; es decir, la Fuerza Naval fue creciendo a partir de Cooperación Externa, es cierto, de los recursos propios del Estado, pero fue creciendo también a partir del propio esfuerzo de ustedes, Queridos Hermanos del Fuerza Naval, que empezaron a capturar por todos lados lanchas rápidas, de estas que utilizan los narcotraficantes, y que se convirtieron entonces en patrulleras para perseguir el Narcotráfico y el Crimen Organizado, igualmente para acompañar el resguardo de nuestras Fronteras Marítimas, tanto en el Mar Caribe como el Mar Pacífico, como en nuestros Ríos.

Es decir, ya logramos dar un salto de calidad en cuanto a contar con una Fuerza Naval que ha tenido una labor extraordinaria, ha desarrollado una labor extraordinaria en el resguardo de la Soberanía en ese momento de enorme expectativa y enorme tensión, cuando se produce el Fallo de la Corte Internacional de Justicia, y que ahí el General Avilés, como Comandante en Jefe del Ejército, los reunió y les dijo: Bueno, vamos a patrullar el Territorio que le pertenece a Nicaragua, tal y como lo ha dictado la Corte Internacional de Justicia.

Y bueno, se necesitaba mucho coraje, mucho valor, mucho Espíritu Patriótico de los Compañeros que en sus lanchas rápidas, en sus guardacostas, de los Compañeros que en los aviones iban estar combinando esfuerzos para ejercer ese patrullaje, porque ya sabemos que el Estado colombiano tiene una poderosa Fuerza Naval, poderosísima Fuerza Naval, y había gente ahí que no quería aceptar el Fallo y que más bien estaban presionando para que la Fuerza Naval de Colombia se fuese a seguir manteniendo los límites que habían impuesto por años como límites territoriales del Mar Caribe de Nicaragua. Ellos habían impuesto esos límites por la fuerza de la potencia de sus buques, de sus fragatas.

Entonces se corría ese peligro, y los Compañeros, bajo la conducción del General, no dudaron en ir a resguardar nuestras nuevas Fronteras Marítimas. Y ahí hemos estado y ahí continuamos, y siempre buscando la forma con los Hermanos colombianos de llegar finalmente a un entendimiento donde ya todo quede totalmente en Paz, en Tranquilidad, en Estabilidad, conforme las Leyes Internacionales, respetando lo que dictó la Corte.

Igualmente, las operaciones de la Fuerza Naval aquí en la Zona del Pacífico combatiendo el Narcotráfico y el Crimen Organizado, y en el Caribe también y en el Pacífico resguardando los Recursos Naturales, porque ya sabemos que hay actos de ilegalidad de algunas Empresas que penetran sin permiso a buscar cómo llevarse nuestros Recursos Naturales. Ellos pueden entrar, pero que soliciten permiso, que paguen lo que tienen que pagar, y pueden entrar a operar.

Pero ya sabemos que ese comportamiento se da, ahora ha disminuido en la medida que se ve que hay una decisión aquí de resguardar nuestros Recursos Naturales, y de proteger a nuestro Pescadores, y de proteger las operaciones que nos recordaba el General Avilés, de cargue y descargue de mercadería en nuestros Puertos, que es una obra determinante para la Economía de nuestro País.

Y habrá más trabajo para la Fuerza Naval, porque ahora estamos avanzando ya en los estudios para la construcción de un Puerto de Aguas Profundas allá en Bluefields, porque nos hace falta un Puerto en el Caribe. Los Puertos que tenemos hacia el Caribe son muy pequeños, el Puerto del Bluff es muy pequeño, el Puerto de Bilwi es un desembarcadero muy pequeño, o sea, no pueden acercarsebarcos de grandes calados con carga para descargar. El Puerto de El Rama es un Puerto pequeño también, nos hace falta un Puerto grande en el Caribe.

Mientras tanto, nosotros compartimos Puerto con Costa Rica, Puerto Limón, y también compartimos Puerto con Honduras, para internar mercadería y para exportar también mercadería, que siempre va a ser es necesario; o sea, el hecho que tengamos un Puerto nosotros en el Caribe no significa que vamos a dejar de trabajar con los Puertos de Costa Rica, con los Puertos de Honduras. Crece la Economía, crecen las exportaciones, crece el Comercio, da para todos. Así como el Canal.

Entonces, en nombre del Pueblo nicaragüense, [email protected] [email protected] de la Fuerza Naval, Queridos Mandos del Ejército de Nicaragua, Querido GeneralJulio César Avilés, quiero felicitarlos en nombre del Pueblo de Nicaragua, a [email protected] ustedes, porque, como les decía, para que un Cuerpo y varios Cuerpos, que es más complejo todavía, puedan coordinar, puedan trabajar, puedan avanzar, puedan fortalecerse, puedan desarrollarse, demandan de una dirección, de una conducción centralizada, que comparte criterios, que comparte opiniones, pero que luego viene el “ejecútese”, centralizado en el Mando. Y esto explica la fortaleza que viene teniendo la Fuerza Naval con el paso del Tiempo.

Por eso felicitamos en nombre del Pueblo de Nicaragua, y reconocemos en la Fuerza Naval y en el Ejército una Institución que es garantía de la Estabilidad, de la Paz, de la Economía, de la lucha contra el Narcotráfico, del resguardo de nuestra Soberanía, del País. ¡Fuerzas Fundamentales para el País!

Para [email protected] ustedes, [email protected] [email protected], para sus Familias, ¡Felicidades! Y para [email protected] [email protected] que a lo largo de estos 40 Años han entregado su Vida en cumplimiento del Deber, nuestras Oraciones y nuestro Compromiso de darle continuidad al trabajo que ellos venían desarrollando, de darle continuidad a las huellas que ellos dejaron ya caminando hacia el Futuro, y nuestro Amor, nuestro Cariño, para sus Familias, para sus [email protected] que hoy serán mayores, me refiero a los que empezaron hace 40 Años en la Fuerza Naval. Y para los nietos que hoy serán niños, de los nuevos Miembros de la Fuerza Naval, para sus Familiares, para sus Madres, para sus Abuelas, para toda la Familia, que les acompañan en esta labor, que es una labor noble en Beneficio del Pueblo nicaragüense.

¡Que viva la Fuerza Naval de Nicaragua, en el 40 Aniversario!

¡Que viva el Ejército de Nicaragua en su 40 Aniversario!

¡Patria y Libertad!