El presidente Daniel Ortega Saavedra en su mensaje en el encuentro virtual del 30 aniversario del Foro de Sao Paulo resaltó el espíritu solidario de la Revolución Cubana cuya esencia está impregnada por el ejemplo de José Martí y que supo encarnar en su lucha el Comandante Fidel Castro y el comandante Raúl Castro.

La lucha libertaria de Martí que la supo encarnar Fidel y Raúl asaltando El Moncada en un mes de Julio y el pueblo cubano siempre bajo las ideas, los ideales, la fortaleza de Fidel, de Raúl, del presidente Miguel Díaz-Canel, hermano compañero al cual le expresamos todo nuestro respeto, nuestro cariño, toda nuestra solidaria, un pueblo realmente extraordinario que al igual que la República Bolivariana de Venezuela ha librado una batalla titánica a lo largo de ya 60 años, resistiendo ahí invasiones, actos de terrorismo, sanciones económicas, bloqueos y en un momento determinado parecía que los Estados Unidos iban a caminar a favor del diálogo, del entendimiento con Cuba”, señaló el presidente Daniel.

Recordó que en un encuentro con el entonces presidente Barack Obama, el Comandante Presidente Hugo Chávez, el Presidente Daniel y otros dignatarios, se planteó el camino del diálogo.

Ese fue un planteamiento que se hizo al presidente Obama y se lo hizo el presidente Chávez, lo hicimos ahí también ese planteamiento, y cuando parecía que se abría una nueva ruta con Cuba, a la par de ese paso que lucía extraordinario y que sorprendía, la saña contra Venezuela declarándola una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos y luego con el nuevo gobierno acusando también a Nicaragua de ser una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos, es decir lo que se logró avanzar en aquel espacio de tiempo con Cuba se derrumbó y la batalla está hoy librándose de la forma más brutal porque un país poderoso, los Estados Unidos de Norteamérica, una potencia nuclear, una potencia económica, una potencia muy grande como para poder incluso someter a los que llama aliados, pero que final de cuentas perdieron la fortaleza que tuvieron en otros tiempos”, expresó el dirigente sandinista.

Reconoció que los países europeos fueron potencias en otros tiempos porque dominaron e invadieron continentes como Asia, África y América Latina cuando no existía el imperio norteamericano, pero “luego se trasladaron de Europa a ocupar suelo americano, suelo que no les pertenecía, le pertenecía a los pueblos originarios del norte de Nuestramérica, al igual que en toda Nuestramérica Latinoamericana y Caribeña, tierras que tenían dueños, pueblos que tenían su cultura, su identidad, su lengua, su religión, sus prácticas económicas sociales, que no eran ninguna amenaza para las potencias europeas, pero avidez de la Europa de disputarse compitiendo entre ellos mismos el dominio del mundo conocido hasta entonces y se encontraron con América en el camino y decidieron que era su posesión”.

El comandante Daniel recordó que los emigrantes europeos se concentraron en suelo norteamericano que es una nación que debió tener un comportamiento de respeto a los pueblos que se fueron configurando e instalando en esa nueva etapa de la historia.

Usaron la cruz y la espada para cometer un acto nada democrático

“En lugar de buscar como respetar y contribuir al desarrollo de toda Nuestramérica, se trató más bien de ocupar en la disputa que entonces tenían con Europa, porque Europa se empañaba en adueñarse disputándole a los colonialistas en el norte y en toda Nuestramérica disputándole esos territorios, ya desde entonces los Estados Unidos habían decidido que estos territorios eran posesión de ellos, ya lo habían decidido, ya estaba en la esencia misma de esa nación la política expansionista imperialista de dominación, ya estaba en su esencia lo que luego conoceríamos como la doctrina Monroe, de ‘América para los americanos’ y eso lo lanzaron no porque la amenaza fuese Venezuela o Cuba o la Unión Soviética o la Rusia de hoy o la China de hoy, lanzaron esa amenaza porque estaba la pugna entre ellos y los europeos, aquí en Nicaragua se dividió la zona del Pacífico dominada por los colonialistas españoles y la zona del Caribe dominada por los británicos y los británicos intentando continuamente cómo avanzar hacia el Pacífico y los españoles resistiendo defendiendo este territorio que habían ocupado y determinado que era posesión por derecho real del reino español, en nombre de la cruz y la espada se cometió ese acto brutal nada democrático", sostuvo el presidente de Nicaragua.

Los padres del colonialismo, del esclavismo y del terrorismo

Resaltó que los imperios norteamericanos y europeos no tienen nada de democráticos y son más bien los padres del colonialismo, del esclavismo y terrorismo.

Son los padres de la violación de los derechos humanos de nuestros pueblos y en esas condiciones esta América Latina y Caribeña viviendo y librando mil batallas con pueblos que no están dispuestos a someterse aun cuando fuesen encarcelados, torturados, esclavizados, asesinados y en esas condiciones se produjeron grandes victorias, desde victorias que sentaron el punto de partida para la defensa de la identidad Latinoamericana y caribeña como las grandes batallas que se libraron en el sur de nuestra América encabezadas por Bolívar y las grandes batallas que arrancaron desde el norte en México con el grito de Hidalgo, Morelos, ahí fueron los grandes combates y las que se libraron en estas tierras, en estos territorios, donde el próximo año en el mes de septiembre estaremos conmemorando el 200 aniversario de la independencia de los países centroamericanos del reino español y yo diría como luego lo expresaría el comandante Fidel, de ahí no pararíamos, nuestros pueblos no pararían de andar jamás, empezamos a caminar con la fuerza de las ideas de Bolívar librando no solamente la batalla por la independencia, sino la batalla por la unidad de nuestra América latinoamericana y caribeña, fue más allá, estaba viendo siglos adelante, pero no se quedó esperando a que se produjese ese hecho histórico en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, sino que empezó también desde ese momento a dar los pasos prácticos para lograr la integración y unidad de nuestros pueblos, cuánto costó alcanzarla”, destacó el comandante Daniel.

Y para alcanzar esa unidad latinoamericana y caribeña se logró primero el triunfo de la Revolución Cubana que sentó la bandera libertaria e hizo carne y sangre en nuestros pueblos el ideario de Bolívar que recogió el General Augusto C. Sandino en su lucha contra los invasores norteamericanos.

Cuba digna y siempre solidaria

“Y Martí con su voz potente y actitud militante dando la batalla por la libertad de Cuba y cayendo en la batalla de los ríos, ¡Cuánto heroísmo, cuánta firmeza! ¡Cuánta inteligencia, cuánta lucidez, cuánto valor, cuánta nobleza Bolívar, Martí, Sandino, Hidalgo, los héroes de nuestra América, Fidel y la Sierra Maestra, la batalla de Cuba y la solidaridad de Cuba bloqueada, sancionada y en esos tiempos a Cuba le tocó librar la batalla como Estado en la región sola, con excepción de México que no se sumó a la decisión tomada en aquella época por ese instrumento al servicio de la política del expansionismo norteamericano donde decidieron ponderar y expulsar a Cuba por haber tomado la decisión de llevar adelante un proceso revolucionario en beneficio de su pueblo y de poner en práctica la solidaridad con los pueblos del mundo más allá de diferencias políticas ideológicas con gobiernos”, refrendó.

El comandante Daniel Ortega recordó que Cuba estuvo presente en Nicaragua cuando sufrimos el terremoto del 23 de diciembre de 1972, a pesar de que el dictador Anastasio Somoza prestó nuestro territorio para que mercenarios se entrenaran en comunidades del Caribe para tratar invadir playa Girón donde finalmente fueron derrotados.

“En esos días en que Somoza, el tirano impuesto por los yanquis aquí en Nicaragua, después de asesinar a Sandino, aprovechaba el terremoto para hacerse, robarse, ya no solo más allá de la riqueza que venía acumulando sino también él y su pandilla robando, apropiándose de lo que estaba llegando en ayuda para el pueblo nicaragüense en 1972 en el terremoto, nosotros estábamos en la cárcel, ahí pasamos el terremoto en la cárcel y de pronto apareció la misión cubana y Somoza no pudo decir que no y Cuba, Fidel no podía ausentarse más allá de que quien gobernaba Nicaragua era un tirano que se había prestado y se prestaba para agredir a Cuba, de todas formas no dudó Fidel en enviar esa misión de médicos cubanos para ayudarles a las familias que habían sido afectadas por el terremoto aquí en Managua, solidaridad, ese principio sembró Fidel, el principio de la solidaridad, que es el principio más noble como expresión de amor de la fuerza de la humanidad, la solidaridad, la generosidad sin condiciones, incondicional”.

Recapituló que años después triunfó la Revolución Popular Sandinista y siempre Nicaragua contó con Fidel, con el pueblo cubano.

Fidel y Lula

“Aquí estaba Cuba, aquí estaba Fidel en esas batallas y recuerdo que en el primer aniversario de la Revolución estando Fidel y estaba Lula, Lula también estaba en ese aniversario, ahí fue donde se encontraron Fidel y Lula aquí en Nicaragua. La Revolución los encontró, nosotros nos habíamos encontrado con Lula allá en Sao Paulo habíamos ido allá después del triunfo de la revolución, habíamos estado con Lula, habían estado una gran huelga ustedes allá Brasil y había salido Lula de la cárcel, otros compañeros todavía estaban en la cárcel estuvimos allá en Brasil en varias actividades compartiendo con Lula con los hermanos que le acompañaban en esa batalla y luego aquí en Managua en 1980 ese encuentro entre ese compañero, ese hermano, ese gran líder latinoamericano y caribeño Luis Inacio Lula da Silva, Lula, nuestro abrazo, nuestro cariño para Lula que está en nuestro corazón y está presente en estas batallas”, recordó.

En ese primer aniversario de la Revolución Sandinista, Fidel retó a los Estados Unidos, al presidente Jimmy Carter a unirse con Cuba, para contribuir a la reconstrucción de Nicaragua.

Invitó a los Estados Unidos a unir fuerza, en todo caso a competir con Cuba para contribuir con la reconstrucción, con la lucha contra la pobreza, por la lucha por la alfabetización, por la lucha por la salud del pueblo nicaragüense, lo lanzó públicamente ese reto, ese llamado a los Estados Unidos de Norteamericana en 1980, un llamado a la razón, a la inteligencia, a lo que debería ser un verdadero espíritu lleno y cargado de humanidad para poderse llamar democrático”.

Indicó que un gobierno, una sociedad o sistema tiene que partir del principio elemental de la humanidad para declararse democrático.

Pero luego vino la batalla en Nicaragua entre 1979 y 1990, la guerra que impuso el imperialismo norteamericano y la actitud del presidente Ronald Reagan que “llegó a decir que él era el jefe de la contrarrevolución en Nicaragua, lo dijo así tranquilamente acompañado y más de 50 mil víctimas, miles de millones en pérdidas de la economía, destrucción por todos lados, sembraron el terror en Nicaragua por más de diez años, destruyeron escuelas, puestos de salud, asesinaron médicos, maestros, campesinos, minaron nuestros puertos, nos bloquearon, nos cortaron, presionaron en América Latina para se nos cortara el suministro de petróleo, si y lo lograron, cortaron el suministro de petróleo, cuántas presiones ejercieron y al final no lograron entrar, porque ellos querían entrar a Nicaragua, querían entrar victoriosos en Nicaragua, no lo lograron”.

En esa época Nicaragua acorde a su realidad histórica había aprobado una nueva constitución, la que establecía un nuevo modelo de economía mixta, pluralista y se realizaron las elecciones de 1984 que fueron ganadas por el FSLN.

Con una pistola en la cabeza

Fuimos a elecciones en 1990 y no las ganamos, era el mismo consejo supremo electoral de 1984, todos hermanos sandinistas el Consejo Supremo Electoral que en 1990 le dio la victoria a las fuerzas políticas que había organizado el imperio en nuestro país, esas fuerzas políticas las organizó el imperio, las financió el imperio y se encargó el imperio de estar repitiendo que si el FSLN ganaba esas elecciones entonces continuaría la guerra que no habría paz, o sea le pusieron una pistola en la cabeza al pueblo nicaragüense, no fue una elección libre porque estaba intervenida por la potencia norteamericana, abiertamente intervenida y aceptamos los resultados y nos fuimos a librar la batalla; dijimos entonces ahora hermanos nicaragüenses vamos a gobernar desde abajo, a luchar 17 años por el gobierno”.

Y en ese contexto recordó que fue el FSLN que democratizó el país y prueba de eso es que muchos partidos políticos pudieron participar en procesos electorales.

Le abrimos las puertas a otras fuerzas que nunca en la época de Somoza se les hubiese ocurrido que iban a llegar a la presidencia de este país, estaría reinando en Nicaragua la familia Somoza y en esa circunstancias llegaron al gobierno, a la presidencia de Nicaragua”, sostuvo.

Resaltó que esas fuerzas políticas que gobernaron entre 1991 al 2006 si bien no estaban subordinadas a Somoza, sí lo estaban al imperio norteamericano.

Unas eran de raíces somocistas y otras opositoras a Somoza, pero ambas entregadas al imperio, ambas destacándose a lo largo de la historia del país por haber pedido la intervención yanqui, de haber traído la intervención yanqui desde el siglo antepasado, desde 1854 que vinieron los primeros expansionistas yanquis a nuestra patria y que fueron derrotados en San Jacinto un 14 de septiembre, los mismos que pidieron la intervención yanqui para el derrocamiento del gobierno liberal de Zelaya con la nota Knox que tenía que irse que ya van los barcos de guerra para Nicaragua y efectivamente llegaron los barcos a Corinto y Zelaya se fue ¿Y quién quedó defendiendo la soberanía del país?, un patriota, el general Benjamín Zeledón, los otros liberales empezaron a arrodillársele a los yanquis junto con los conservadores, ahí están las raíces de los partidos políticos que llegaron al gobierno en 1990 y que Somoza con los yanquis tenían taponeada esa llegada al gobierno desde 1934 después de asesinar a Sandino, llegaron gracias a que, gracias a la Revolución, gracias al Frente Sandinista, de lo contrario nunca jamás la señora Chamorro hubiera sido presidente de este país (Violeta Barrios de Chamorro), ni el doctor Arnoldo Alemán tampoco hubiese sido presidente de este país, que capaz aunque fuese liberal somocista pero es que Somoza no le iba a permitir ser presidente de este país, nunca hubiese llegado al gobierno el ingeniero Enrique Bolaños Geyer, conservador tradicionalista que bajo la bandera del liberalismo llego al gobierno en una alianza con los liberales, tres gobierno tuvieron la oportunidad de demostrar que siendo ellos lacayos, sirvientes del imperialismo y habiendo el imperialismo expresado que iba a venir la ayuda de forma masiva para Nicaragua, ¿qué pasó? no llegó tal ayuda, lo que llegaron (fueron) las órdenes y el saqueo de parte de ellos que se dedicaron a saquear cuando llegó la orden de privatizar la salud, la educación, las telecomunicaciones, la energía, todo, a privatizar todo”, dijo el presidente Daniel Ortega.

Pero el pueblo se resistió cuando estos gobiernos neoliberales intentaron arrebatar las propiedades que la revolución había entregado a los campesinos, a los trabajadores y a las familias pobres.

Surge el Foro de Sao Paulo en los momentos más difíciles

Y en momentos difíciles que vivía el pueblo nicaragüense, Panamá fue invadida por tropas norteamericanas que también entraron a la embajada de Nicaragua en el país canalero.

No quedó más momento que mandar al ejército a rodear la embajada norteamericana, no queda más alternativa, no íbamos a cometer la barbaridad que habían hecho de penetrar la embajada norteamericana, pero si rodearla y hacer constancia intercambiando con los representantes de los Estados Unidos, entonces, bueno, ellos salieron del local nuestro allá en Panamá y nosotros retiramos las tropas que teníamos alrededor de la embajada americana aquí en Managua, pero fíjense bien la misma práctica de atropellar los locales diplomáticos y fue en ese periodo en el que nosotros a librar la batalla cuando surgió el Foro de Sao Paulo, formó el foro de Sao Paulo. Recuerdo que el compañero que delegamos y nos representó muy dignamente como sabía serlo fue el comandante Tomás Borge y ahí el foro empezó a caminar y ahí nos empezamos a encontrar las fuerzas políticas que habían estado vinculada con la revolución cubana, con la revolución sandinista y que seguían dando la batalla en sus países”.