Este Jueves 28 de Mayo se llevó a cabo el “Encuentro Universitario Ministerial : Hacia la Nueva Economía Global Post Pandemia”, organizado por la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, a cargo de México.

El objetivo del Encuentro Virtual fue brindar un espacio de diálogo para construir respuestas basadas en la cooperación y en la asistencia mutua, ante el presente contexto por la Pandemia del COVID-19.

Dada la evolución de la Pandemia del COVID-19 y sus consecuencias a nivel global, resulta necesario intensificar la colaboración regional en la búsqueda de fórmulas eficientes y Solidarias de apoyo para todos aquellos sectores vulnerables de la Sociedad. Durante el encuentro, Gobiernos y Universidades Latinoamericanas y Caribeñas ratificaron su compromiso en encontrar respuestas viables a los efectos económicos provocados por esta Pandemia, evitando que esta situación profundice las desigualdades existentes en la Región.

celac

En representación de Nicaragua participaron el Compañero Iván Acosta, Ministro de Hacienda y Crédito Público; el Compañero Doctor Paul Oquist, Ministro Secretario Privado para Políticas Nacionales de la Presidencia de la República; la Compañera Profesora Ramona Rodríguez, Presidenta del Consejo Nacional de Universidades, CNU y Rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-Managua y el Compañero Sidhartha Marín, Ministro Asesor del Presidente para Políticas y Asuntos Internacionales.

El Compañero Doctor Paul Oquist, Ministro Secretario Privado para Políticas Nacionales de la Presidencia de la República señaló lo siguiente:

El mundo entero enfrenta simultáneamente la Pandemia COVID-19, la Gran Depresión 2020 y el inicio de la Guerra Fría II que sepulta a la globalización. Ante perspectivas tan sombrías no va a haber una reactivación económica de ningún tipo si no hay la restauración de la confianza en el futuro, si no se restaura la esperanza. (Se Anexa Discurso)

La Gran Depresión 2020

El mundo entero enfrenta simultáneamente la Pandemia COVID-19, la Gran Depresión 2020 y el inicio de la Guerra Fría II que sepulta a la globalización.

Ante perspectivas tan sombrías no va a haber una reactivación económica de ningún tipo si no hay la restauración de la confianza en el futuro, si no se restaura la esperanza.

Si sólo se ve el abismo económico y social el consumidor no va a consumir y el inversionista no a invertir.

Una manera de hacer eso es plantear que se va a lograr una sociedad de cero emisiones netas para 2050 y así evitar las peores consecuencias del calentamiento global.

Las consecuencias de la Pandemia COVID-19 son mayores que aquellas del 9/11, la crisis financiera de 2008 y la Gran Recesión posterior juntos. Sin embargo, estas consecuencias son pequeñas, temporarias y reversibles comparadas a las consecuencias catastróficas, permanentes e irreversibles de los daños que el calentamiento global pueda causar a los ecosistemas que sostienen la vida en el Planeta Tierra.

Si se financiara esta reactivación, para la sociedad de cero emisiones netas eliminando la modernización de las armas nucleares, un desarme nuclear progresivo, una reiteración de la prohibición de armas en el espacio, la humanidad podría eliminar la otra gran amenaza a nuestra existencia para despertar una nueva esperanza.

Finalmente, hay que tener una reactivación económica con políticas seriamente redistributivas. Antes de las políticas de respuesta ya teníamos el fenómeno del 1% concentrando ingresos y riqueza. En los primeros cuatro meses de este año Jeff Besos de Amazón ganó US$29 mil millones, un record mundial, mientras 40 millones de trabajadores estadounidenses, el 25%, pasaron al desempleo. El mayor uso del internet en el futuro y la pérdida de puestos de trabajo por la inteligencia artificial presagian una verdadera crisis de la desigualdad si no hay políticas redistributivas de la altura de los anti-monopolios, impuestos de ingresos progresivos y los seguros sociales instaurados en respuesta a la desigualdad crítica resultado de las crisis de 1890, 1907 y 1929, respectivamente.