EXCELENTÍSIMO SEÑOR EMBAJADOR:

Para mí, La estatura, del GENERAL AUGUSTO CÉSAR SANDINO, que hoy rememoramos, el 125 Aniversario de su natalicio y rumbo a su inmortalidad, debe servirnos para fortalecer con su ejemplo nuestra Hermandad con los Nicaragüenses, comprometidos con sus raíces, su historia, su presente y el futuro de este noble Pueblo y sus ansias de Patria y Libertad, cómo toda Nuestra América Latina, este legado de conformar y pulir nuestra identidad y sentido de responsabilidad.

Con esa frescura, el legado de Sandino tiene vigencia en la actualidad, hay un mensaje del Manifiesto de San Albino, elaborado por el General Sandino, un primero de julio de 1927; el cual nos da lecciones, que tienen y tendrán vigencia. AUGUSTO SANDINO, dice “Soy trabajador de la ciudad, artesano como se dice en este país, pero mi ideal campea en un amplio horizonte de internacionalismo, en el derecho de ser libre y de exigir justicia”

La Revolución Sandinista, triunfa basada, esencialmente, en los principios y valores que conlleva el ideario político, su Dignidad, Patriotismo, Solidaridad y Justicia.

El legado de Sandino se puede trasladar a nuestra vida cotidiana, somos productos de varias generaciones de la ciudadanía de América Latina, que debemos de mantener los valores y principios, su ejemplo sigue vigente, por su dimensión histórica y sentido de permanencia, en términos de la forja de la Identidad y el Carácter nicaragüense, del Orgullo Patrio, y de una actitud que sabe reconocer el respeto a la Soberanía e Independencia, como imprescindibles para la Convivencia Digna y la Paz en el Mundo.

Atenta y Respetuosamente
Lic. Francisco Villa y Betancourt

Coordinador Internacional

Grupos Vulnerables en Derechos Humanos

Ciudad de México a Lunes 18 de Mayo del 2020