Cuba es un destino seguro para vacacionistas, pese a la presencia del coronavirus, gracias a la puesta en práctica de un plan para este ámbito, informó el Ministerio de Turismo (Mintur) de Cuba.

La directora de calidad del Mintur, Grisel López, aseguró que en el sector existe una estrategia para contener la entrada de la enfermedad y en caso de que se presentase algún caso sospechoso, están dispuestos los protocolos necesarios para evitar la diseminación.

Los trabajadores de todas las instancias de la industria turística de Cuba, incluidos los del sector no estatal, recibieron capacitación en relación con las medidas higiénicas a adoptar.

En Cuba prima una vigilancia activa sobre turistas y empleados y que se establecieron zonas de aislamiento tanto en los inmuebles como a nivel territorial, donde personas supuestamente enfermas puedan ser aisladas hasta recibir el tratamiento garantizado por el sistema de salud en el país.

El arribo de visitantes no experimentó perjuicios a causa del brote viral en los dos primeros meses del año, pues en enero y febrero el plan en la entrada de vacacionistas se cumplió al 98 por ciento.

No obstante, a partir de marzo y para los meses venideros, se esperan afectaciones pues, Italia y Canadá manifestaron la cancelación de los viajes turísticos debido a las medidas dispuestas de manera interna en estas naciones.

Pese a que el Ministerio de Cultura de la isla pospuso los eventos masivos y decretó la suspensión de grandes espectáculos para evitar la concentración de personas, se mantienen sin alteración las actividades recreativas en los hoteles dirigidas a los clientes.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba confirmó los primeros cuatro casos del brote en la nación, entre ellos tres turistas provenientes de Italia que, hasta el momento, evolucionan favorablemente.

La isla dispone de todos los medicamentos necesarios para atender a los casos que pudieran diagnosticarse y que han sido incluidos dentro del protocolo para el tratamiento de la enfermedad.