El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, a través de su Embajadora en el Perú, asistió a la misa de cuerpo presente en memoria de quien fuera Secretario General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar, sepultado con honores de Jefe de Estado, el pasado 7 de Marzo. La misa solemne tuvo lugar en la hermosa Basílica de San Pedro, en la ciudad de Lima.

El Diplomático peruano, que acababa de cumplir cien años, ha sido hasta ahora el único latinoamericano en ocupar la Secretaría General de la Organización de Naciones Unidas, cargo para el cual fue electo en 1981 por cinco años y reelecto por el mismo período en 1986. Durante una década trabajó con denuedo en la construcción de la paz mundial. Se dice que le asignó un nuevo rol a la ONU, porque comprendió que “no hay Paz sin Justicia y desarrollo para los Pueblos”. Además, fue el negociador por excelencia.

Pérez de Cuéllar fue intermediario en la guerra de las Malvinas; negoció el retiro de las tropas soviéticas de Afganistán; y medió en el conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario. A instancias suyas se firmaron los Acuerdos que establecieron el retiro de las tropas cubanas de Angola, el repliegue de las tropas sudafricanas de territorio angoleño y el inicio del proceso de descolonización de Namibia. Tuvo un papel crucial en la resolución del conflicto turco-chipriota, y en el plan de paz para Camboya. Gracias a su sabio manejo de la diplomacia se logró poner fin a la guerra entre Irán e Irak; se negoció el fin de las hostilidades de la guerra del Golfo Pérsico; se logró la liberación de los rehenes norteamericanos en el Líbano; y se firmaron los Acuerdos de Paz en El Salvador.

El Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo hicieron llegar sus condolencias al actual Secretario General de la ONU, António Guterres, pidiéndole trasladara el saludo solidario al Gobierno y al pueblo del Perú, así como a la familia y amigos del Embajador Pérez de Cuéllar, a quien calificaron como “un ser humano especial, y un ilustre Diplomático que trabajó arduamente por la paz en el mundo y, particularmente, en Centroamérica”.