Carlos partió a la eternidad, pero su legado vive en las obras de progreso para el pueblo

A lo largo de su vida, Carlos Fonseca Amador, el Comandante en Jefe de la Revolución Popular Sandinista, se ganó el amor del pueblo matagalpino. Siendo niño cosechó éxitos en los estudios y en su juventud demostró su carácter revolucionario al fundar el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Lea más: http://goo.gl/pI1tE4