La unidad entre la población y los brigadistas del Ministerio de Salud fue la principal protagonista en otra jornada de fumigación para eliminar lo fase adulta del mosquito transmisor del dengue, chikungunya y zika.

En esta ocasión más de 40 trabajadores de la salud se desplegaron por cada una de las calles para fumigar cerca de 1 mil 500 viviendas, tarea que inició a las 7 de la mañana y se extendería por unas 7 horas.

“Está nueva jornada de fumigación está enlazada a nivel de todas las comunidades del Distrito Seis, es una lucha epidémica y tiene que hacerse de forma preventiva ya que venimos trabajando de cara al próximo invierno que inicia en mayo”, dijo la doctora Martha Mendoza, del centro de salud Silvia Ferrufino.

Promover la salud preventiva es parte de los planes contemplados en el modelo de salud comunitaria y familiar que impulsa el Gobierno Sandinista por medio del Ministerio de Salud que constantemente visita los barrios para realizar la fumigación casa por casa.

“Los resultados son muy buenos porque no hemos tenido muertos por dengue y los casos sospechosos se han reducido”, añadió Mendoza.

Recomendó a todas las familias mantener limpios sus hogares, eliminar todo utensilio que pueda convertirse en un criadero de zancudo, limpiar los techos y tapar los recipientes que utilizan para tener agua.

“Lo más importante es que permitamos el ingreso de los brigadistas a nuestros hogares, yo cada vez que vienen los dejó entrar porque eso ayuda a eliminar los zancudos, hago el llamado a mis vecinos que limpien sus hogares, ese es el secreto para no enfermarse”, dijo Lesbia Gutiérrez.