Rusia promulgó este sábado una Ley que prohíbe fumar en lugares públicos como escuelas, universidades, hospitales, paradas del transporte público, centros culturales y deportivos, aeropuertos y estaciones de ferrocarril.

Para poder fumar, habrá que alejarse al menos 15 metros del sitio restringido. Sin embargo, hasta el 1 de junio de 2014 estarán exentos de la ley restaurantes, cafés, hoteles, tiendas, centros comerciales, aviones, trenes y barcos de largo recorrido.

Por el momento no se prevén multas para quienes no respeten la nueva norma, ya que aún no se han adoptado las enmiendas que han de modificar el código administrativo, por lo que este sábado, los fumadores no parecían haber modificado sus costumbres en la materia.

El portavoz del Ministerio de Sanidad ruso, Oleg Salagai, dijo este sábado que una gran relación de medidas incluidas en la Ley que entró en vigor “tiene que hacer su aporte a la defensa de los ciudadanos del humo del tabaco y a la reducción de esta patología no infecciosa”.

La normativa también prohíbe la venta de cigarrillos en kioscos que se encuentran en las calles de las ciudades, algo muy común en Rusia. Sólo se permitirá su venta en comercios. Otra restricción es a hacer publicidad del tabaco, inclusive en Internet, y limita las posibilidades de patrocinio por parte de las tabacaleras.

También fija precios mínimos legales e incrementa el impuesto del tabaco, una medida muy importante para un país donde una caja de cigarrillos de primera marca estadounidense cuesta alrededor de un dólar.

Por su parte, y en el marco del Día Mundial Sin Tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsa la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco, estimando que el tabaquismo origina la muerte prematura de seis millones de personas al año.

En Rusia alrededor de 400 mil personas mueren todos los años como consecuencia del tabaquismo.

Varios países de Europa y América han implementado leyes que prohíben fumar en lugares públicos o privados, desde hace una más de una década. Entre los países que prohíben fumar en lugares públicos están Irlanda, España, Francia, Italia, Brasil, Uruguay, Colombia, Panamá, Guatemala, Argentina, Honduras, Perú, Venezuela, Ecuador y El Salvador.