La jornada culminará el próximo domingo, siendo los días centrales el 24 y 25 de marzo .

De acuerdo a las autoridades de salud, durante la semana se pretende inmunizar a aproximadamente 1 millón 500 mil niños menores de cinco años, así como también aplicar dosis de desparasitantes y vitaminas tanto a adultos como infantes.

Uno de los centros asistenciales donde este lunes cientos de madres de familia llegaron para que a sus hijos se les aplicaran sus respectivas dosis de vacunas, fue el Centro de Salud Sócrates Flores, en el Distrito II de Managua.

Según la directora de este centro, doctora Guillermina Kuan, en todo ese distrito se pretende aplicar vacunas a aproximadamente 13 mil 600 personas, de estos más de 5 mil son niños.

"Nosotros vamos a tener 50 puestos en los 18 barrios del Distrito II. Llamamos a los padres para que sus niños no se queden sin sus refuerzos de sarampión y polio. una de las principales razones de ser de las jornadas de vacunación es poner esas dosis adicionales”, explicó Kuan.

Para los padres de familia este tipo de jornadas son fundamentales para garantizar que sus hijos se mantengan sanos.

“Creo que es importante que los padres vengamos a los centros de salud. La vacunación es muy importante para que nuestros niños crezcan sanos”, indicó Marisol García.

Igual se refirió la jovencita Arlen Cruz, quien llegó a este centro asistencial para que a su pequeño hijo de tres años le aplicaran sus vacunas de refuerzo.

“Aunque los niños lloren hay que traerlos, porque es para bien de ellos, para que no se enfermen”, señaló Cruz.

Si bien la vacunación es un trabajo constante que realiza el Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de Salud, estas jornadas sirven para que los padres estén alertas en cuanto a la importancia de mantener a sus hijos inmunizados contra las enfermedades.

“A veces uno como padre se descuida y creo que es muy importante entonces que el gobierno haga estas jornadas”, indicó la joven madre Karen Urbina, otra de las que llegó junto a su pequeño al Centro de Salud Sócrates Flores.