Pachuca, Hgo. La escritora nicaragüense Magda de los Ángeles Bello, reconocida con el Premio Internacional de Poesía Rubén Darío 2018 presentó hace unos días su obra Invierno en Moskova. Al poeta de los obreros Vladimir Mayakovski en el salón Rubén Darío del Palacio Nacional de la Cultura, antes Palacio Nacional de la dictadura Somocista de Managua, el cual estuvo abarrotado.

A ese acto que se efectuó en la Jornada Cultural Rubén Darío 2020 acudió Manuel Salvador Espinoza Jarquín, administrador del centro ruso de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, y Serguéi Kudryashov, primer secretario de la embajada de Rusia en ese país centroamericano.

Magda Bello leyó fragmentos de su poemario, pero antes aludió a Mayakovski porque su obra está inspirada en vivencias del escritor ruso en los primeros años de la época zarista cuando los niños eran explotados en las fábricas hasta morir o quedar paralíticos de forma prematura como secuela de un capitalismo brutal y deshumanizado.

‘‘Llamé a Vladimir Mayakovski el poeta de los obreros porque toda su obra está basada en su historia. Su padre era un guardabosques y desde niño siempre le interesó cómo las grandes masas cruzaban los caminos para llegar a las pequeñas empresas que se desarrollaban en el siglo XVIII. Él era un niño que había nacido en los inicios del capitalismo salvaje de la era zarista. En ese momento la tecnología no estaba en su apogeo; todo era manual y la ley ordenaba que los niños mayores de ocho años estaban obligados a realizar trabajos forzados por lo que al llegar a 12 años ya no tenían fuerzas para trabajar al igual que hombres y mujeres que laboraban en las fábricas”, explica Magda Bello en entrevista con La Jornada.

En la presentación de su poemario, la autora puntualizó: ‘‘Todos esos detalles, imágenes duras que vivió Vladimir Mayakovski, al igual que la muerte de su padre por envenenamiento, fueron determinantes para la formación de ideales; tuvo una niñez muy cruda.”

La poeta leyó el prólogo del libro de la autoría del periodista Pablo Espinosa, jefe de la sección cultural del periódico La Jornada de México, quien escribió que el poemario está ‘‘entreverado con semblanza. Si la biografía de todo poeta es su propia poesía, Magda Bello escribe versos sencillos pero poderosos para trazar un retrato del poeta ruso en poesía, como un mural: nos lleva por las heladas calles rusas hacía el callejón donde cayó un trueno y el humo del disparo todavía flota sobre el filo de una navaja”.

Más adelante, en sus versos Bello narra la infancia, juventud, madurez y suicidio de Mayakovski para enseguida glosar también a Pushkin y Yesenin, precursor del imaginismo.

Serguéi M. Kudryashov, en entrevista con La Jornada, agradeció a Magda Bello la realización de la obra tras destacar que su poemario ‘‘es un libro muy interesante para nosotros, porque Mayakovski es el poeta más famoso en Rusia y no hay muchos especialistas en ese tema”.

Por esa razón, añadió el diplomático, ‘‘Magda de los Ángeles Bello es una especialista única no sólo en Nicaragua, sino en el mundo”, y como muestra de agradecimiento el gobierno de Rusia invitó a la escritora nicaragüense a visitar Moscú para que encabece reuniones con literatos de ese país.

El poemario de Bello, que consta de 59 páginas e incluye fotografías inéditas de Vladimir Mayakovski, fue publicado por la editorial de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.