En un entorno de cálida amistad, fraternidad y respeto tuvo lugar ayer 30 de Enero un almuerzo de despedida del Nuncio Apostólico Celestino Migliore, al cual asistió la Embajadora de Nicaragua en Moscú, Alba Azucena Torres, transmitiendo al Nuncio los buenos deseos de paz y fraternidad en su nueva misión, desde nuestros sentimientos de pueblo Cristiano y Solidario, amante y constructor de la Paz.

El Nuncio bendijo con una oración el almuerzo ofrecido por los Representantes del GRULAC y juntos, como hermanos Latinoamericanos, los Embajadores de Nicaragua, Cuba, México, Uruguay, Colombia, Chile, El Salvador, Perú y Argentina agradecieron este hermoso encuentro.