Christian Barnes, el autor de la explosión ocurrida en el parque temático de Disneylandia ubicado en California, pidió declararse no culpable.

Así lo solicitó ante la Corte Superior del Condado de Orange el empleado de Disneylandia, de 22 años y proveniente de Long Beach, que fue acusado de posesión ilegal de elemento destructivo en un espacio público; y que podría enfrentar una sentencia de seis años de prisión.

Durante la audiencia, la parte acusadora expuso que Barnes se desempeñaba como distribuidor al aire libre y vendedor de agua y de bebidas ligeras dentro la sección Toontown de Mickey cuando hizo estallar un envase con hielo seco en un carrito de ventas, justo antes de dejar caer una botella de agua llena de hielo seco en un basurero.

Al respecto, Suzi Brown, portavoz de Disneylandia, declaró que "aunque la explosión no causó daños significativos, se trata de un asunto que nos tomamos con mucha seriedad".