Philip Seymour Hoffman se encuentra en tratamiento para superar su adicción a la heroína y el abuso de medicamentos bajo prescripción médica.

El actor estadounidense, de 45 años, permaneció por su propia voluntad internado durante 10 días en un centro de rehabilitación ubicado en la Costa Este. De hecho, recién el viernes de la semana pasada abandonó el recito para continuar su tratamiento ambulatorio y retomar su trabajo habitual.

Desde su juventud, Hoffman ha tenido problemas por abuso de sustancias; aunque logró mantenerse sin consumir por 23 años. Sin embargo, el año pasado comenzó nuevamente a consumir drogas, concretamente heroína. A ello se suma su abuso de medicamentos entregados bajo prescripción médica.

Su exitosa carrera cinematográfica ha estado marcada por "Capote", película por la que recibió el Oscar de la Academia de Hollywood.