El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, alertó que potencias occidentales tienen un complot para difundir el conflicto en Siria a todo el Medio Oriente, con el objetivo de perpetuar su dominación hegemónica.

"Los enemigos de las naciones tienen la intención de extender gradualmente la actual guerra y matanza a otros países, y esto es un complot de las potencias arrogantes para debilitar a las naciones y allanar el camino para continuar sus dominaciones", declaró Ahmadinejad en Teherán (capital iraní) en una reunión con el ministro iraquí de Exteriores, Hoshyar Zebari, en el marco de la Conferencia Internacional sobre Siria.

Ahmadinejad aseguró que las potencias hegemónicas tienen intención de crear una brecha entre las naciones para debilitarlas y perseguir sus propios intereses.

Ante esta situación, recomendó que "si las naciones se apoyan unas a otras, los actuales acontecimientos en Medio Oriente y África del Norte jugarán a su favor".

En reiteradas oportunidades el presidente iraní ha expresado su oposición a cualquier intervención extranjera en los asuntos internos de Siria, haciendo hincapié en que el diálogo inclusivo y la reconciliación nacional, así como las elecciones libres, son las claves para resolver el conflicto generado por grupos armados en el país árabe.

El próximo 5 de junio, Estados Unidos, Rusia y la Organización de Naciones Unidas (ONU) mantendrán en Ginebra, Suiza, reuniones para la conferencia internacional en la que se buscará una solución política al conflicto en Siria y en la que está previsto participen representantes del Gobierno de Bashar Al Assad y de la oposición.

En el encuentro de la próxima semana está previsto que participen por la ONU el enviado especial para Siria, Lakhdar Brahimi, y el secretario general adjunto para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman.

EE.UU. estará representado por su vicesecretaria de Estado adjunta de Asuntos Políticos, Wendy Sherman; y la secretaria adjunta de Estado para asuntos de Oriente Medio, Elizabeth Jones. Rusia todavía no ha confirmado quien encabezará su delegación oficial.

Desde mediados de marzo de 2011, Siria ha sido escenario de ataques terroristas que han sido financiados y dirigidos desde algunos países occidentales y varios regionales, como Arabia Saudí, Qatar y Turquía, para derrocar el Gobierno de Al Assad.

El pasado 10 de abril, el Frente Al Nusra, que combate contra el Gobierno sirio aseguró que es leal a la red de Al Qaeda y a su líder, Ayman Al Zawahiri.