Centenares de familias nicaragüenses visitaron los cementerios de la capital para rendir en su última morada un sentido homenaje a sus madres, que aún habitan en el recuerdo y en sus oraciones de todas las noches.

En un recorrido por el Cementerio Oriental, ubicado en el populoso barrio Monseñor Lezcano, se constató la llegada de familias que con mucho amor y respeto por la mujer que les dio la vida le regalaron flores y limpiaron sus sepulturas.

Doña Yolanda Jiménez, una madre de 71 años de edad, llegó acompañada de sus hijos y nietos para enflorar la tumba de su mamá doña Ana Dolores Salgado, quien era conocida como Anita.

“Siempre venimos los 30 de mayo, venimos para su cumpleaños de nacimiento, venimos para el día de todos los Santos, venimos para navidad. Ósea en la fecha que le dábamos regalitos a ella siempre le venimos a dejar sus regalos”, explicó doña Yolanda.

Esta mujer nicaragüense que mantiene vivo en su recuerdo y en su corazón el amor que sentía por su madre, comentó que a 26 años de haber sepultado a su mamá, todos los días la tiene presente en sus oraciones y le pide protección para sus hijos y nietos.

“Ahoritita tengo a un hijo que lo mandamos a España y se lo encomendamos a mi mama para que lo cuide. Yo nunca he dejado descansar a mi pobre mamá, son 26 años hoy, pero de toda la vida siempre ella ha estado pendiente de nosotros, nunca se nos ha ido, siempre la tenemos en el recuerdo, en las oraciones de todas las noches”, aseguró.

Doña Yolanda, que se sentía conmovida en el momento en que recordaba su mamá, dijo que uno de los mejores regalos que puede hacérsele, a su mamá que está en otro plano de vida, es que toda la familia se mantenga unida. “Somos 10 hijos y nos llevamos muy bien”, indicó.

Doña Danelia Medina, otra madre que llegó hasta el cementerio para depositar ofrendas florales a su mamá, dijo emocionada que después de la vida a la madre se le lleva en el corazón y como hijos agradecidos es bueno recordarla y visitarla en el lugar donde descansan sus restos.

Medina hizo un llamado a los jóvenes para que aprecien a sus madres, las respeten y las obedezcan, porque la madre sufre y su corazón sufre cuando un hijo maltrata física o sicológicamente a su madre.

“Yo quisiera que en este día de la madre no solo sea que vamos a venir a ver a nuestras madres, porque todos los días son día de ellas; nosotros le tenemos que brindar a la madre, que es el ser que nos dio la vida, respeto y en el respeto está la obediencia”, aseguró.