Monseñor Bismarck Carballo, guía espiritual de la parroquia Espíritu Santo en la Colonia Cristian Pérez, envió sus felicitaciones a todas las Madres de Nicaragua, por celebrar su día este 30 de mayo.

“En primer lugar reconocer el valor de la maternidad, Dios omnipotente es el creador de la vida y comparte ese poder creador con la pareja humana y particularmente a la mujer la hace participante de ese poder creador al dar la vida. En este Día de las Madres saludamos, reconocemos y admiramos a la Madre por esta capacidad de la maternidad”, valoró Carballo.

Instó a los nicaragüenses a celebrar a sus madres con verdadero espíritu de amor, de defensa a la Vida y no solamente empujados por las ofertas comerciales que inundan los establecimientos.

“Soy de los que pienso que ojalá estas grandes empresas que publicitan el Día de la Madre, también pudieran hacer una campaña para crear conciencia para respetar la dignidad de la mujer, respetar la maternidad, cuidar la vida, defender la vida, cuidarla, para terminar ya con todas estas acciones en contra de la mujer, violencia, que de alguna manera tiene que preocuparnos como pastores de la iglesia”, dijo Carballo.

El padre Antonio Castro de la Iglesia La Merced en el barrio Miguel Larreynaga, dijo que la mejor manera de honrar a la Madre, a la Mujer que tiene el don de la maternidad, es ser buenos hombres y mujeres en la sociedad.

Subrayó que la mujer por naturaleza tiene el don de concebir, por lo tanto lleva el sentimiento de madre, que es de sacrificio y de abnegación.

“Pero no debiera de ser así, porque tanto el hombre como la mujer tienen la misma responsabilidad de formar a la familia, formar a la sociedad, formar el hogar (pero) desgraciadamente vivimos en una sociedad machista donde la mujer ha sido la sirvienta, la esclava, la lavandera, la planchadora”, acotó el sacerdote.

Reconoció que ahora Nicaragua vive mejores tiempos y la mujer está siendo valorada como un ser que provoca cambios, que tiene derecho a ocupar cargos de responsabilidad, a estudiar y a otros menesteres que antes no les dejaban.

Recomendó a los hijos a reconocer y apreciar todo lo que hace la madre, la que vive "en un sistema matriarcal donde el padre es ausente y la madre viene a ser padre y madre a la vez y la abuela doblemente madre".

“Hoy Día de las Madres, el mensaje no es a ellas, sino a los hombres, a los hijos, a los maridos, a los compañeros, que valoren lo que tienen, que cuando no la tengan va a ser tarde tener que lamentarse, desde ahora cuiden, amen y protejan a sus mujeres, hijas, adolescentes, a las ancianas, a la mujer, por el hecho de ser mujer y por ser madres”, concluyó el padre Castro.