Asociado a la disminución de temperatura, el fenómeno natural denominado “volteo térmico” que se presenta todos los años entre diciembre y enero, ha iniciado a manifestarse esta madrugada en la laguna de Asosoca.

La principal característica del fenómeno es que el agua se torna de color verde celeste y desprende un olor a sulfuro.

“Estamos en permanente monitoreo ante cambios de color, sabor y olor por encima de la norma para evaluar posible suspensión del servicio de agua”, informó en una nota de prensa la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados.

De momento no se tiene afectación en el abastecimiento. De ser necesario, se suspendería por unas horas el bombeo a unos 30 barrios.

Según la experiencia, de no darse con mayor intensidad este sábado y mañana domingo 19 de enero o en los días sucesivos podría continuar de forma parcial hasta desaparecer por completo.