El Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA) brindó detalles de los desafíos que trae consigo el 2020, periodo en el que Nicaragua se colocará a la vanguardia asumiendo la presidencia pro tempore de diferentes comités de higiene y sanidad regional, además se realizarán acciones de cara a garantizar la salubridad en el sector animal y vegetal.

El compañero Ricardo Somarriba, director ejecutivo de Ipsa destacó que Nicaragua cuenta con el mejor sistema de vigilancia fitosanitaria del mundo, mismo que cuenta con el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) lo cual ha demostrado que el país es un ejemplo de la región.

Somarriba expresó que uno de los grandes retos del país es la exportación de mariscos hacia el mercado europeo, para ello estará siendo auditado y cuenta con la certificación requerida y estrategias para alcanzar los objetivos planteados.

“En el mes de marzo, asumimos la presidencia pro tempore del Comité Internacional y Regional de Sanidad Agropecuaria durante el periodo de un año, así mismo, asumiremos la presidencia pro tempore de la Iniciativa Centroamericana de Biotecnología y Bioseguridad, además realizaremos un simulacro para el fortalecimiento de las capacidades de vigilancia y prevención de un posible brote de Marchitez por Fusarium Raza 4 Tropical lo cual afectaría las plantaciones de banano y plátano”, expresó.

El funcionario expresó que Nicaragua trabaja en la creación de una nueva ley, la Ley de Salud Animal, la cual está en un proceso de actualización y la Ley de Inocuidad Agroalimentaria. Así mismo, Ipsa cuenta con nuevos métodos de ensayo en el área animal, vegetal y residuos de contaminantes en las diferentes matrices.

Actualmente Nicaragua cuenta con el 84% de cabezas de ganada certificadas a nivel nacional y se estima para este año alcanzar las 100 mil vacas preñadas con una capacidad de producción de 4 millones de litros diarios de leche.