PRIMERO DE ENERO DE 1933

LA PRIMERA VICTORIA SANDINISTA
Marcela Pérez Silva

El Ejército Defensor de la Soberanía Nacional liderado por el general Augusto C. Sandino expulsa de su tierra al Ejército de los Estados Unidos. Acaban así casi siete años de guerra e intervención militar norteamericana. 

La ocupación norteamericana en Nicaragua había empezado en 1912, para impedir que se contruyera un canal interoceánico que pudiera competir con el que ellos construían en Panamá. Con la firma del tratado Chamorro-Bryan en 1916, el país quedó practicamente convertido en un protectorado estadounidense.

En octubre de 1926 Sandino, junto a 29 obreros del Mineral de San Albino se alza en armas contra las tropas conservadoras. El 24 de diciembre, los marines desembarcan en Puerto Cabezas. Al día siguiente, Sandino consigue armas y municiones con ayuda de las muchachas del puerto. En enero del 27, los yankis desembarcan en Corinto. En mayo de 1927 Sandino anuncia su determinación de continuar la lucha hasta el retiro de las tropas norteamericanas de ocupación. El 1 de julio de 1927 emite su primer Manifiesto Político. El 12 de julio responde a la propuesta de rendición del capitán de los marines, diciéndole:

“Campamento del Chipote, Vía San Fernando.

Al Capitán G. D. Hatfield.

El Ocotal.

Recibí su comunicación ayer y estoy entendido de ella. No me rendiré y aquí los espero. Yo quiero patria libre o morir. No les tengo miedo; cuento con el ardor del patriotismo de los que me acompañan.

Patria y Libertad.

A. C. Sandino”.

El primero de enero de 1933 triunfa la causa sandinista, al retirarse de Nicaragua el ejército invasor. Es la primera victoria del Sur contra el imperio del norte. Una victoria de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos. Una victoria de la dignidad.