Las campanadas que anuncian la llegada de un Nuevo Año son esperadas con ansias por los nicaragüenses, quienes a las doce en punto de la noche detonan cargas cerradas, juegos artificiales y cohetes que iluminan el cielo con sus destellos y colores.

Los vendedores de pólvora ubicados entre el mercado y el cementerio periférico en Managua, este 31 de diciembre, desde tempranas horas recibían a clientes que deciden comprar a última hora.

Pablo Absalón Jarquín explicó que ellos venden juegos chinos, candelas romanas, arbolitos, trompitos, cargas cerradas y cohetes.

La carga la tenemos a 40 córdobas la más pequeña. La gente busca arbolitos, bengalas, candelas romanas, que son para divertir a los niños. Los cohetes, la docena la tenemos a 250 y 300 córdobas y en el caso de los juegos chinos tenemos desde 200 córdobas hasta los 1000 córdobas”.

La venta por la gracia de Dios ha estado buena, no nos podemos quejar y hoy para cerrar esperamos vender todo el producto. Estaremos hasta las doce de la noche”.

Y si lo que desea es celebrar el inicio de un año nuevo con los famosos viejos y viejas, que según la tradición popular sirven para desechar las cosas malas que dejó el año, entonces también puede comprarlos en los puestos de pólvora ubicados en el mercado periférico. Su precio es de 600 córdobas sin pólvora, esta se añade al gusto del cliente.