A pocas horas de las celebraciones de la Navidad, el Ministerio de Salud (Minsa) continuó en la lucha permanente contra las enfermedades vectoriales, fumigando 500 viviendas del barrio 8 de marzo del distrito VII de Managua.

El barrio fue fumigado mientras otra brigada del Minsa estuvo aplicando en los patios de las viviendas el BTI para evitar los criaderos de zancudos en las viviendas de ese oriental barrio capitalino.

La fumigación de las viviendas estuvo dirigida por el doctor Franklin Machado del departamento de Epidemiología del Centro de Salud de Villa Libertad.

MINSA1

“Andamos en la eliminación y destrucción con fumigación y aplicación del BTI en las viviendas porque las enfermedades no se detienen (con motivo de las vacaciones de Navidad y Año Nuevo) y por eso nosotros como Ministerio de Salud trabajamos todos los días del año, andamos en todos los barrios buscando a personas febriles”.

El galeno insistió en la necesidad de que las personas dejen entrar a sus viviendas a los brigadistas, porque de nada sirve aplicar la fumigación fuera de las viviendas.

Dijo que la población debe dejar por espacio de 20 minutos que el químico se extienda por todo el interior de la vivienda y sus respectivos patios mientras el humo se disipa.

MINSA1

También recomendó a la población de ese barrio eliminar todo tipo de chatarras en los patios de las viviendas porque ahí es donde se producen los criaderos de zancudos cuando queda agua acumulada.

Francisco Castillo jefe de brigada de los fumigadores del Minsa dijo “nosotros trabajamos los 365 días del año y por eso siempre estamos al cien por ciento dispuestos y preocupándonos por la salud de la población”.

“Los muchachos que andan a mi cargo también se esfuerzan mucho y para nosotros no hay día feriado ni de fiestas, siempre estamos en lucha permanente contra las enfermedades vectoriales”, precisó el jefe de la brigada que fumigó el barrio oriental de la capital fumigando este 24 de diciembre.

El ciudadano Moisés Ulloa dijo que la población debe abrirle las puertas de sus viviendas a los fumigadores del Minsa y así evitar que algún miembro de su familia sea afectado por las enfermedades vectoriales.

MINSA1