El Gobierno de Teherán decidió abrir dos líneas de crédito para Damasco por un monto de cuatro mil millones de dólares en total, ratificando de esta manera las excelentes relaciones bilaterales que mantienen los presidentes de Siria, Bashar al-Assad (Siria), y de Irán, Mahmud Ahmadineyad.

El diario gubernamental sirio ”Tishrin” cito declaraciones del director del Banco Central de Siria (BCS), Adib Mayalya, quien confirmó la información difundida horas antes por la prensa local.

"Irán sigue prestando apoyo a Siria y ha abierto una línea de crédito de mil millones de dólares para financiar las importaciones de bienes de consumo, además de otra línea de tres mil millones de dólares para financiar la compra de petróleo crudo y productos derivados del petróleo", precisó.

El propio Mayalya había anunciado a la agencia de noticias Reuters, en abril pasado, que además de Irán, “Siria mantiene conversaciones sobre la concesión de préstamos con Rusia y otros países”, aunque no precisó cuáles serían esas otras naciones.

El jefe del BCS argumentó que Damasco necesita los préstamos, debido a las pérdidas económicas sufridas durante dos años del conflicto armado y la lucha contra terroristas financiados desde el exterior, cuyos daños han sido calculados en 32 mil millones de dólares.

Previamente, Teherán anunció el día domingo que acogerá este miércoles una "conferencia internacional" para hallar una "solución política" al conflicto en Siria.

“Esperamos la presencia de más de 40 países, así como un representante del ex secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Kofi Annan", precisó el viceministro iraní de Exteriores, Hosein Amir Abdollahian.

El Viceministro no ofrecío más detalles sobre los países participantes o sobre la importancia de las delegaciones que asistirán a esta conferencia llamada "Solución política y estabilidad regional".

Teherán ya acogió una reunión sobre el "diálogo nacional en Siria" en noviembre de 2012, con la participación de miembros del Gobierno, de diferentes corrientes políticas o religiosas sirias, así como, según la prensa iraní, de pequeños grupos de "oposición" poco conocidos.