La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la Nicaragua, informó que este martes 17 de diciembre culmina en Managua la entrega de más de un millón juguetes.

Los hemos entregado también con fervor, con amor, creemos en el poder de la sonrisa, en el poder de la alegría, en el poder de la solidaridad, que es lo que debe existir entre los seres humanos”, agregó la compañera Rosario.

Dijo que “cuando vemos sonreír a estos niños, a sus mamás, a sus papás, nos sentimos llenos, el corazón desbordante de alegría”.

Expresó que se le está pidiendo a Dios nuestro Señor que nos permita llegar a más y más niños cada vez, servir a nuestro pueblo, “como que le estamos sirviendo a él, porque en el pueblo está Dios, en los humildes esta Jesucristo, está Dios sirviéndole al pueblo humilde, al pueblo que va a las escuelas públicas, al pueblo, a los niños que se esmeran para asistir a clases, que recorren en estos programas a distancia de los fines de semana, kilómetros para asistir a clases, que se sienten orgullosos cuando pasan de preescolar a primaria, de primaria a secundaria y muestran con orgullos, sus birretes, sus diplomas, sus sonrisas, sus papás, sus mamás en las redes sociales. Cuando vemos esa alegría no solo la compartimos, en primer lugar agradecemos a Dios y le pedimos que vayamos adelante y que cada vez sean más niños y niñas, adolescentes, jóvenes los que florezcamos en la alegría de la paz y el cariño”, comentó la compañera Rosario.