En un discurso pronunciado ante cientos de personas desde el conocido como "Balcón del Pueblo" del Palacio de Miraflores (sede del Ejecutivo), el gobernante venezolano denunció que las grandes transnacionales están detrás de la campaña de la derecha en Venezuela.

En este sentido, aseguró que lo importante es mantener la estrategia del trabajo arduo y continuo por el bienestar del pueblo; así como también afilar la estrategia para las elecciones presidenciales.

“Esta batalla es dura y será dura, pero la ganaremos (…) tendremos que trabajar muy duro, todo el día, toda la noche (…) y no debemos caer en provocaciones” de los opositores, resaltó.

También reiteró su agradecimiento a todas las personas que lo apoyaron durante su enfermedad y subrayó su voluntad de seguir “al pie de la letra” el tratamiento de recuperación.

“Este es el compromiso que tengo con ustedes de vivir (…) a la derecha venezolana, la paliza que le vamos a dar, esa paliza va a ser memorable, va a ser la paliza más grande que en jornada electoral alguna se haya dado en la historia no solo de Venezuela sino de casi todo el mundo”, afirmó con respecto a las próximas elecciones presidenciales del 7 de octubre.

Subrayó que a su regreso a Venezuela, había sentido el “amor engrandecido” del Pueblo por la democracia y por el país; por lo que instó a permanecerse así, además de unidos, para contrarrestar la campaña mediática de opositores que “juegan sucio” tanto a nivel nacional como internacional.

Previo a su discurso, ante la multitud de simpatizantes, y acompañado de su hija María Gabriela y de parte de su gabinete ministerial, Chávez entonó canciones tradicionales venezolanas, con el apoyo de reconocidos intérpretes.

“¡Viva la juventud, vivan los soldados!”, exclamó el mandatario entre los temas musicales.