México entregará mañana en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana los premios Ariel a lo mejor de su cine, con las cintas "La vida precoz y breve de Sabina Rivas", de Luis Mandoki, y "El premio", de Paula Markovitch, como favoritas.

La LV ceremonia de entrega del Ariel convocada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) comenzará a las 20.30 hora local (01.30 GMT del miércoles) en un momento especial para el cine mexicano, luego de que Amat Escalante recibiera ayer el premio al mejor director del Festival de Cannes.

A la entrega 2013 de los Ariel concurren 19 largometrajes mexicanos, once cortometrajes y tres cintas extranjeras que contienden por el premio a mejor película iberoamericana.

Se trata de la cinta española "Blancanieves", de Pablo Berger; "No", del chileno Pablo Larraín, y la ecuatoriana "Pescador", de Sebastián Cordero.

Entre las 23 categorías que serán premiadas aspiran a la mejor película "El premio", de la novel directora Paula Markovitch, "La demora", de Rodrigo Plá, y "Los últimos cristeros", de Matías Meyer.

Esos tres directores repetirán en la competencia de mejor cineasta acompañados por Luis Mandoki, con "La vida precoz y breve de Sabina Rivas", una historia sobre migrantes.

La mejor actriz se dirimirá entre Tessa Ía ("Después de Lucía"), Paula Galinelli Hertzog ("El premio"), Úrsula Pruneda ("El sueño de Lú"), Roxana Blanco ("La demora") y la venezolana Greisy Mena ("La vida precoz y breve de Sabina Rivas").

Por su parte, al galardón de mejor actor aspiran Hernán Mendoza ("Después de Lucía"), Roberto Sosa ("El fantástico mundo de Juan Orol"), Francisco Cruz ("Entre la noche y el día") y Carlos Vallarino ("La demora").

Entre los largometrajes el que atesora más nominaciones es "La vida precoz y breve de Sabina Rivas", con once, seguido por "El premio", con diez, y "Los últimos cristeros", con ocho.

Tras estas películas están "La demora" (6), "El sueño de Lú" (4), "El fantástico mundo de Juan Orol" (4), y "Colosio, el asesinato" (4).

En declaraciones a Efe, el director de la AMACC, Juan Antonio de la Riva, dijo que no hay que guiarse demasiado por los pronósticos en la gala de los Ariel.

"La sorpresa puede ser mayúscula (...) Año con año ocurre. Es el resultado de un voto individual y democrático", agregó.

De la Riva lamentó que el cine mexicano viva "como en una contradicción" pues hay "un gran número de películas premiadas en el extranjero" que dentro del país "no pueden llegar a su público natural" por dificultades de distribución en un mercado copado por las superproducciones estadounidenses.

"Este fin de semana fue muy claro al respecto con la película de Amat Escalante ('Heli', con la que ganó el premio al mejor director en Cannes) y con la de Diego Quemada ('La jaula de oro', que se hizo con otro galardón en la sección Una cierta mirada)", señaló.

El presidente de la AMACC consideró que hay "un buen momento" para un tipo de cine mexicano de "calidad", el criterio que guía los premios Ariel, aunque sigan sin darse las condiciones propicias para la exhibición de cintas de directores del país.

Recordó que "ocasionalmente" los Ariel han recaído también en películas que han sido grandes éxitos en taquilla o en festivales internacionales, como ocurrió con "Amores perros" (2000), de Alejandro González Iñárritu, "El crimen del padre Amaro" (2002), de Carlos Carrera, y "El infierno" (2010), de Luis Estrada.

En la ceremonia de mañana se entregarán tres premios Ariel de Oro por toda una trayectoria a la actriz Columba Domínguez, al actor Mario Almada y a Rafael Corkidi, cineasta y director de fotografía con el chileno Alejandro Jodorowsky en algunas de sus cintas.

La estatuilla del Ariel, equivalente mexicano al Óscar estadounidense o al Goya en España, es una figura de un hombre muy estilizado, obra del escultor Ignacio Asúnsolo (1890-1965).

El premio surgió como un reconocimiento y estímulo a los valores más destacados del cine mexicano en sus diferentes categorías, y la primera entrega se realizó el 15 de mayo 1946.