Nuevamente Nicaragua gritó ¿Quién Causa Tanta Alegría? Y el pueblo se tomó las calles desde las 6 de la tarde para responder "la Concepción de María" y de esa manera inició la tradicional Gritería en la que las familias recorren los diversos barrios para cantarle a la Virgen y rendirle tributo.

En punto las 6 de la tarde el estruendo de los cohetes, triquitracas y bombas artesanales se multiplicó por toda Managua para dar inició a esta ancestral tradición religiosa que hace que miles peregrinen por los barrios como Monseñor Lezcano, Riguero, Altagracia, San José Oriental y muchos otros de Managua.

Era común ver familias enteras cargando sus sacos para recibir la tradicional gorra.

GRITERIA1

Lo primero fue el grito de rigor ¿Quién Causa Tanta Alegría?, e inmediatamente respondía la Concepción de María y se venían los cánticos “Tu Gloria, Tu Gloría”, “Por eso el cristianismo y Toda hermosa es María" y otras muy populares.

Algunos portaban guitarras y panderetas para musicalizar el tributo, la mayoría cantaba a capela con mucho amor y devoción. En los altares la Virgen María era el centro, la mimada y fue adornada con muchos detalles luminosos, flores y colores predominando el azul cielo.

Doña Marina Borge en el barrio Monseñor Lezcano con 40 años de tradición mariana, le volvió a cumplir a la "Conchita" y por partida doble porque este año la gritería fue dedicada a su esposo Juan Córdoba que falleció un 9 de diciembre del año pasado.

"Celebramos a la virgen María por todo para que haya paz, por las enfermedades que nos mantengamos sanos y que todos estemos tranquilos, por eso celebramos esta gritería, es famoso nuestro barrio para las purísimas", dijo doña Marina.

"Le estamos cantando a nuestra madre para que haya paz en nuestro país, eso es lo que queremos andar en estas calles tranquilos sin temor que nos vaya a pasar algo. Gracias a Dios le estamos cantando toda la familia", dijo Carlos José Medrano Aragón del barrio Nejapa.

La mayoría de los nicaragüense celebran la gritería por tradición y fe, algo que les ha sido trasmitido por su padres como es el caso del señor Álvaro Guevara, que ahorró todo el año para poder comprar los productos de la gorra mariana.

"Mi madre Cristina Guevara me encauzó en esta tradición y me siento orgulloso, a mí me fascina y lo hago con todo el corazón, es una tradición que viene de antaño. Pude realizar la Purísima porque una parte la ahorre en el año y otra parte lo tome del aguinaldo que me dieron", dijo Álvaro.

Pueblo pide paz y tranquilidad

"Andamos cantándole con mucho fervor religioso y pedimos que haya paz en Nicaragua y en Centroamérica y en el mundo entero. Lo más que queremos los padres de familia y la juventud es que haya paz en nuestro país", afirmó la señora Julia Vargas que salió a gritar junto a toda su familia.

También nicaragüenses residentes en Estados Unidos vinieron al país para cumplirle a la virgencita, como doña Nubia López que llegó desde Los Ángeles, California para seguir la tradición que le heredó su madre.

"Me gusta venir y ver la alegría de la gente, la devoción con que caminan por los barrios para cantarle a María. Esta tradición se tiene que mantener generación tras generación", comentó Nubia.

GRITERIA1

En el barrio Riguero también hubo muchos altares que fueron levantados por las familias, algunos hasta pusieron coros musicales para acompañar estas celebraciones, como lo hizo doña Blanca Miranda que afirmó que esta tradición jamás va a terminar.

"Mi familia entre todos la celebramos y gracias a Dios este año volvimos a cumplirle con mucha devoción, pasamos ahorrando todo el año. Yo la celebró porque mi virgencita me devolvió a mi hijo, había desaparecido y después de varios meses lo encontramos preso por la frontera, desde ese entonces la celebró", sostuvo doña Blanca.