Música, bailes, alegría, tradición y todo un derroche cultural fue lo que se vivió en las calles de Bluefields con la popular fiesta de Mayo Ya, la que al igual que en años anteriores fue celebrada como un tributo a Mayaya, diosa africana de la fertilidad. Esta es una celebración que data desde hace muchos años y que representa una de las más grandes manifestaciones culturales de nuestro país.

Las festividades de Mayo Ya, iniciaron desde horas muy tempranas de este fin de semana, con el concurso de cayucos en el puerto de la localidad, donde más de 20 participantes se disputaron el primer lugar, al lugar acudieron muchos bluefileños a brindarle su apoyo al participante de su preferencia.

Para los nativos, las festividades en honor a Mayaya son de mucha importancia ya que de esta manera reflejan su agradeciendo por la lluvia, las cosechas y todos los alimentos que llegan hasta sus hogares, de igual manera están manteniendo vivas sus tradiciones a través de la enseñanza de los bailes a los más pequeños.

Por tal razón hombres, mujeres, jóvenes, adultos, niños y ancianos bailaron sin parar durante cinco horas e hicieron un recorrido por las calles de Bluefields donde mostraron sus habilidades danzarías y lucieron sus vistosos atuendos lo cual permitía que la festividad fuese un verdadero carnaval el que contó con la participación de 16 comparsas representativas de los diferentes barrios de Bluefields.

“Las fiestas de Mayo Ya son de mucha importancia para nosotros los caribeños, porque es el momento en que tenemos que dar gracias por la lluvia que nos permite obtener frutos, además esta es una fiesta en la cual nosotros damos a conocer nuestras tradiciones y cultura, la que hemos mantenido viva por muchísimos años, permitiendo así que muchas personas nos visiten para ser parte de esta gran celebración” subrayó Lucila Wilson.

“Hemos venido trabajando desde hace ocho años en el rescate del baile de Palo de Mayo, hemos retomado cada uno de los elementos que lo conforman como lo son el vestuario, el baile y los movimientos, además esta es una manera de conservar nuestra cultura ancestral y transmitirla a nuestros hijos y nietos para que nuestras festividades siempre se mantengan vivas” mencionó Carmela Castrudy.

“Esta es la verdadera alegría del Palo de Mayo, donde los caribeños agradecemos a la naturaleza por las bendiciones, por la lluvia, los alimentos y la vida, las fiestas de Mayo Ya son el reflejo de nuestras tradiciones y nuestra cultura tan bella, autóctona que logra movilizar a mucha gente que viene del pacifico y del extranjero a compartir con nosotros nuestra celebración” destacó Francis Campbell.

Tradición ancestral

Durante el desfile de las comparsas los asistentes lograron apreciar ciertas particularidades por las que está compuesta la celebración, tal es el caso de uno de los bailarines, quien en sus manos portaba una bacinica llena de bebida, de la cual tomaba a sorbos con frecuencia para calmar un poco la sed que le producía cada una de las piezas de Palo de Mayo que bailó.

“El hecho de tomar cualquier tipo de bebidas en esta bacinica es una continuidad a esa bella tradición que nos dejaron los ancestros, ellos acostumbraban a reunirse en grupos y tomarse una chicha de maíz en recipientes similares a este o en vasijas de barro, por tal razón nosotros también hemos retomado esta tradición” expresó José Sousa.

Una vez finalizado el recorrido de las comparsas, sus integrantes y el público en general se reunieron en el parque Reyes, donde al finalizar la jornada cultural disfrutaron de una alegre fiesta, en la que todos bailaron al ritmo de música caribeña.