Miles de cristianos evangélicos coparon este domingo la Plaza de la Biblia, convocados por el Ministerio Apostolar Centro Cristiano, para orar por el pueblo de Nicaragua, por el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, al tiempo que el pastor Augusto C. Marenco, quien dirige dicho ministerio, dijo que el país está pasando por uno de sus mejores momentos, pero señaló que vienen mejores.

El reverendo Marenco manifestó que la concentración a la que asistieron miles de cristianos evangélicos fue “para exaltar al Señor, para orar por la familia nicaragüense, para que los nicaragüenses podamos amarnos, respetarnos, entendernos y reconocer que no hay Dios más que el Señor de Señores y Rey de Reyes”.

“Este es un evento profético después de esto creemos que Nicaragua será diferente y que muchas cosas buenas vienen y mejores, muy poderosas, especiales para esta nación que ha sido tomada y bendecida por el Señor”, dijo con toda convicción el pastor Marenco.

El reverendo añadió que lo que se requiere es que Nicaragua cumpla con lo que Dios ha demandado en su palabra, “Si mi pueblo se humillare y oreare y se volviere de sus malos caminos, yo vendré a él, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra”, lo que agregó quiere decir que Dios va a seguir sanando esta tierra como nunca, haciendo cosas gloriosas y poderosas.

Al evento religioso que llevó como lema “Avanzando en el señoría de Jesucristo”, asistieron como invitados alrededor de una decena de reverendos nigerianos que dirigen una iglesia de cerca de tres millones de miembros y que se llama “Iglesia Cristiana Redimida de Dios” y cuyo pastor principal, Ade Okonrende dirigió un mensaje a la multitud llamando a la conversión a Jesucristo.

Pastor nigeriano llama a acercarse a Cristo

El reverendo Ade explicó que “Dios ha hecho grandes milagros y él es testigo de uno de ellos de su propia curación cuando no había esperanzas para su vida, lo que puede tener gratuitamente todo aquel que cree en él, en el sacrificio y amor de su hijo Jesucristo”.

“Oro para que impactes las vidas de los presentes, creo que vamos a tener vida eterna, habló del amor de Cristo por los humanos, ese amor se dio gratuitamente y no puede haber amor sin sacrificio porque Dios amo de tal manera al mundo que envío a su único hijo a sacrificarse”, manifestó el pastor africano.

Por su lado Maura Venegas, miembro del Centro Cristiano Apostolar dijo “nos sentimos orgullosos que Nicaragua sea bendecida, que todos los países así como Nicaragua sean bendecidos y que todas las personas que siguen a Cristo, y a Dios nuestro Señor tengan muchas bendiciones en sus hogares, por eso les instamos a seguir los pasos a Cristo”.