Estadounidenses propietarios de celulares pierden casi 30 mil millones de dólares anuales como consecuencia del robo de los llamados teléfonos inteligentes.

Los modelos más perseguidos por los delincuentes son los de las empresas Apple, Google y Samsung Electronics y estas compañías también se benefician porque los usuarios regularmente compran un nuevo aparato.

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, exigió a los operadores de sistemas como iPhone y Android ser más combativos frente a la tendencia criminal que afecta a la industria de los "smartphones".

Acorde con la cadena CBS News, la pérdida o robos de móviles costó a los consumidores en 2012 más de 30 mil millones de dólares.

La misma fuente recordó que una pareja de ladrones en California ganó cuatro millones de dólares en ocho meses, luego de recolectar celulares en 12 estados y venderlos a dos mil dólares la unidad en Hong Kong.

Según Schneiderman, para la policía resulta muy difícil rastrear los artefactos sustraídos porque los malhechores cambian rápidamente los números de serie o los venden en el extranjero, donde funcionen diferentes proveedores de servicios.