Autoridades municipales de Masaya y la delegación del Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR) presentaron ante el turismo nacional y extranjero al departamento de Masaya como un atractivo destino que tiene mucha gastronomía, cultura, historia, artesanía y bellezas naturales que ofrecer.

La presentación fue realizada en las instalaciones del Tiangue de Masaya, donde con música de marimbas y sones de una banda filarmónica, la Alcaldía y el INTUR mostraron parte de la oferta turística de ese departamento, el más pequeño de Nicaragua, pero rico en tradiciones, historia revolucionaria, comidas y arte.

De acuerdo con el alcalde, Orlando Noguera, Masaya tiene mucho que ofrecer, no sólo por ser la cuna del folklore, sino por su música, sus bailes, sus festividades religiosas como las fiestas de San Jerónimo y San Lázaro, sus museos y sus bellezas escénicas.

Recordó como parte de la historia revolucionaria de Masaya a los habitantes de Monimbó insurrectos, quienes fueron los que crearon la bomba de contacto, que fue un arma artesanal para ayudar a liberar a Nicaragua, así como destacó la creación de una rica tradición en dulcería.

Cuna de la insurrección popular

Por su lado la delegada de INTUR, la compañera Inés Blandón, explicó que la oferta turística de Masaya es amplia en diversos sectores, pero también destacó que ese departamento ostenta títuos como “la capital del folklore”, “patrimonio cultural” y “cuna de la insurrección popular”.

Destacó a la vez que la oferta turística ha estado creciendo gracias al apoyo de la cooperación europea, a través de la Ruta Colonial y de los Volcanes, por medio de la cual se pretende también desarrollar el senderismo y descubrir ante los turistas los petroglifos del Cailagua.

Por otra parte destacó las posibilidades del turismo contemplativo en los humedales de Tisma, donde en las madrugadas se ven llegar grandes bandadas de aves migratorias que llegan desde el Canadá.