Este 28 de noviembre inició el novenario en honor a la Inmaculada Concepción de María. Para la familia Cardoza, habitante del barrio René Polanco en el distrito V, estos días deben ser de reflexión y para pedirle a la Virgen que permanezca la paz en Nicaragua.

Miguel Cardoza Mercado dijo que su fe, religiosidad y amor a la Virgen, también los hace ser conscientes de la situación que vive Nicaragua.

Por eso le pedimos a la Virgen que interceda por nosotros ante nuestro Señor, que ayude a nuestros gobernantes, para que sigan llevando al país por sendas de progreso y desarrollo. También le digo a muchas cabezas calientes, que se les quite de la mente, que van a perjudicar a Nicaragua, porque en Nicaragua hay amor, paz, alegría y sobre todo fe en la Virgen María y en nuestros gobernantes para que nos ayuden a salir a delante”, subrayó.

purisima

Desde los 9 días pedimos por la paz que estamos viviendo, a pesar de que quisieron perjudicar el país, no van a poder nunca.

La tradición de celebrar a la Virgen

Doña Blanca Cardoza Mercado recuerda que desde pequeños sus padres le inculcaron el amor a la Virgen María y participar en esta celebración que inicia el 28 de noviembre y finaliza el 7 de diciembre.

Desde que a mi mama le regalaron una Purísima decidió celebrar la gritería y este año cumplimos 7 años de celebrarla con el apoyo de mis 7 hermanos, quienes aportan para entregar la tradicional gorra”, relató.

En esta fiesta religiosa se reúnen hijos, nietos y bisnietos.

Además de los hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, participan nuestros vecinos, lo que nos llena de alegría y satisfacción compartir con los demás”, puntualizó.

Recordó que lo importante es compartir el amor que el señor nos ha dado y el ejemplo.

Se debe celebrar con amor, fe, pero sobre todo pedir por la paz, unidad y amor. La llave principal del cristiano, compartir y servir a los demás”, sostuvo Cardoza.

En cada día del novenario, compartimos la palabra y el mensaje que sacamos a nuestra realidad, pero sobre todo compartimos el amor al prójimo, el amor, la fe y confianza en el Señor”, finalizó.