El técnico alemán del Bayern de Munich, Jupp Heynckes, dijo tras levantar el trofeo de la UEFA Champions League, que "había llegado el momento" del equipo y de algunos de sus jugadores.

"El equipo estaba determinado a ganar. Había llegado el momento del Bayern y de jugadores como Robben, Ribéry, que ya son un poco más mayores", señaló en la rueda de prensa posterior al partido el entrenador, de 67 años.

Un gol en el minuto 88 del holandés Arjen Robben dio su quinta Liga de Campeones al Bayern de Munich en el estadio londinense de Wembley al ganar por 1-2 al Borussia Dortmund del técnico alemán Jurgen Klopp.

Heynckes reconoció que, pese a la victoria, el duelo fue "muy difícil", ya que durante los primeros minutos, el equipo bávaro "no se encontraba" gracias al juego defensivo de los de Westfalia, que les impidieron encontrar el ritmo.

"Al principio no nos encontrábamos y tengo que felicitar al Borussia porque en la primera parte lo hicieron muy bien, no nos dejaron encontrar el ritmo. Fue un partido difícil", dijo Heynckes, que se convirtió hoy en el cuarto técnico que gana la Champions League con dos equipos distintos.

Tras emular a Ernst Happel, Ottmar Hitzfeld y Jose Mourinho, el veterano entrenador alemán explicó a los medios de comunicación que durante la segunda parte el Bayern de Munich consiguió crear más oportunidades: "Ahí ganamos la final", subrayó.

El extécnico del Real Madrid, con el que ganó su primera Champions, alabó el rendimiento de su rival por el nivel que han demostrado durante toda la temporada.

"Fue un partido intenso para ambos equipos, ambos lucharon y tácticamente el nivel fue muy alto. Doy mis felicitaciones al Borussia, porque este año han jugado a un alto nivel", continuó Heynckes.

"Entiendo su decepción porque han perdido una final, pero creo que en la carrera de un futbolista o un entrenador, siempre hay altos y bajos, momentos maravillosos y títulos, pero también decepciones", prosiguió el técnico.

El Bayern de Munich se enfrentaba a su tercera final de Champions League en cuatro años con el amargo recuerdo de la tanda de penaltis frente al Chelsea que le arrebató el trofeo el curso pasado.

"No nos resignamos a nuestro destino tras el año pasado, lo que hicimos fue intentarlo más fuerte todavía", resaltó Heynckes, al que validan más de dos décadas de trayectoria en Alemania y Europa, entrenando a equipos como el Real Madrid, el Benfica, el Bayer Leverkusen o el club bávaro.

Pese a su éxito esta temporada en Munich, que puede continuar el próximo fin de semana si ganan la Copa en Alemania, Heynckes volvió a mostrar hoy su determinación a retirarse cuando termine el curso.

"Después de la última final frente al Chelsea, tomé la decisión de cumplir el contrato con el Bayern de Munich y, tras esta temporada, terminar", zanjó.

"El triunfo de hoy es tan excepcional como la forma en que hemos jugado al fútbol esta temporada", dijo Heynckes en declaraciones a la Segunda Cadena de la Televisión Alemana (ZDF)

"Hemos mejorado continuamente. Tenemos ahora una situación ideal en la que los jugadores se entienden entre ellos perfectamente", agregó el entrenador.

Heynckes resaltó que el triunfo habían contribuido todos los jugadores de la plantilla, y no sólo los que habían estado hoy en el campo.

"Pienso en Holger Badstuber, que tuvo que ser operado, y en Toni Kroos, que viene de una lesión y no estaba hoy a disposición. También en jugadores como Rafinha y Diego Contento, que hoy no estaban en la convocatoria. Todos han contribuido al éxito", dijo el entrenador.