Al menos cuatro de cada 10 estadounidenses se ven afectados por el reciente embargo de capitales decretado por Washington con el propósito de balancear el presupuesto federal de la nación.

El recorte presupuestario que totaliza 85 mil millones de dólares, fue aprobado por la administración de Obama y el Partido Republicano desde hace tres años ante la necesidad de contrarrestar el déficit fiscal en las arcas federales.

Una encuesta de varios medios de ese país precisa que, en el mismo orden, se incrementa el descontento de la población con la medida de la Casa Blanca. Un 59 por ciento de los demócratas y el 58 por ciento de los votantes independientes cuestionan la acción.

Una medición previa efectuada por la CBS New pronosticó que el 27 por ciento de los ciudadanos se verían perjudicados. Al tiempo que un estudio de la ABC y el Hufftinston Post predijo que el impacto alcanzaría un 25 por ciento.

El Directorio Noticioso de Universidades (DNU) advirtió que los recortes presupuestales en Estados Unidos afectan directamente a la seguridad y el crecimiento económico nacional, pero también hace lo propio en un amplio rango de sectores educacionales.

La organización indicó que, de acuerdo a un análisis que elaboró, el embargo de capitales federales aplicado en marzo tuvo un impacto negativo en fondos destinados a la instrucción pública y en el mercado laboral público.

La congelación monetaria de 85 mil millones de dólares constará en total la eliminación de 750 mil puestos de trabajo, y una ralentización en la expansión industrial de 0,6 por ciento para finales de 2013.

De igual manera, este recorte prevé la reducción de auxilios monetarios de casi cuatro millones de desocupados, y las reducciones en pagos estatales a hospitales y doctores podrían alcanzar 10 mil millones de dólares.

Medidas extremas

El pasado 14 de mayo el Pentágono confirmó que en los próximos meses alrededor de 800 mil empleados civiles serán puestos en permiso de ausencia por al menos 11 días (cesantía temporal) como consecuencia del embargo de capitales dictado por el Gobierno estadounidense. En este período los empleados no devengarán sus respectivos salarios.

Las primeras agencias de Gobierno en ejecutar esta medida fueron el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, la Agencia de Protección Ambiental, el Servicio de Impuestos Internos, y la Oficina de Gestión de Presupuesto dieron un día libre sin sueldo a 115 mil empleados.

Los recortes presupuestarios también afectan a diversas organismos gubernamentales. La institución castrense de Estados Unidos suprimirá cuatro mil posiciones se servicio activo cada año. El objetivo está en alcanzar un número total de 182 mil 100 elementos. El Cuerpo de Marines también despedirá alrededor de 20 mil soldados durante los próximos cinco años. Igualmente implementará un proceso de jubilación obligatoria para veteranos.