La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, destacó celebración del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, y saludó a las familias que celebran esa hermosa tradición.

Hoy es Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, una hermosa tradición y creo yo, que un día como hoy, aunque es todos los días, debemos dar gracias infinitas a Dios por los buenos sentimientos, por la familia, por la salud, por los dones, los prodigios que se derraman sobre, en este caso nuestro sobre nuestro pueblo cristiano y bueno que vive con amor y que vence con alegría y amor, celebrando en grande la nobleza, la vitalidad, el vigor que nos caracteriza a los nicaragüenses”, expresó.

Un día como hoy también nuestro saludo a ese gran pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica que agradece cada año el último jueves de noviembre una hermosa tradición que viene desde los peregrinos que llegaron a Estados Unidos desde tantas partes del mundo que llegaron a establecerse ahí y el día que se estableció como Día de Acción de Gracias, agradecen a Dios por estar ahí, por vivir ahí. Hermosa tradición, tantos peregrinos que ahora se llaman migrantes que buscan llegar para trabajar con honradez y para aportar con honradez y buscan llegar saliendo de tantas dificultades que tenemos los pueblos y dificultades que no nos son propias. Son dificultades, son desafíos, son retos y sabemos que son resultado de un modelo global injusto, el capitalismo atroz y salvaje como le llamó el santo padre san Juan Pablo II. Y tanta gente que sufre la injusticia o la perversidad, el salvajismo de ese modelo pues busca mejorar sus vidas en ese norte tan apetecido, son los peregrinos de hoy que también salen de África hacia Europa y mueren muchos en la travesía, como mueren muchos en el trayecto hacia el norte aquí en Mesoamérica", expresó la compañera Rosario.

La compañera Rosario reiteró que es un día para dar gracias y para recibir los dones conscientes del privilegio que tenemos de vivir con salud, así como tener, valorar y apreciar la infinita alegría de vivir, dar gracias a Dios por la alegría, por la vida y en el caso nuestro por que vivimos transitando hacia días todavía mejores, creándolos todos juntos.

"La clave de las relaciones humanas es el respeto. Respeto a nuestra dignidad de seres humanos valientes y dignos”, agregó la compañera Rosario Murillo.

También dijo que los nicaragüenses somos un pueblo que agradecemos a Dios por caminar bendecidos, prosperados y en victorias. “Desde nuestra capacidad, inteligencia, sensibilidad, del corazón que nos conocemos y que nos enorgullece, avanzamos con indoblegable e inalienable alegría, alegría y agradecimiento a Dios”, afirmó.

Tenemos esperanza esplendorosa, creíble, la esperanza de la solidaridad y la esperanza creíble de los pueblos dignos que luchamos para bien, por derechos, por justicia, por todo lo que nadie puede seguirnos arrebatarnos, o pretender seguirnos arrebatando todo lo que merecemos como pueblos dignos y lo primero es respeto, el respeto a nuestra fe, respeto a nuestra cultura, respeto a nuestras tradiciones, respeto a nuestra proclamación de paz y bien”, culminó.