Los últimos detalles de cara al primer simulacro regional Centroamericano se terminaron de afinar este martes en Managua, Nicaragua sede central del ejercicio.

De acuerdo con Nidia Cabezas, del Instituto de Medicina Legal, ya han instalado una morgue móvil, en la que recibirán a 6 cadáveres en 3 escenarios.

Es primera vez que vamos a darnos cuenta en una situación verdadera, cómo vamos a actuar, qué tan capacitados estamos, cómo estamos preparados como Medicina Legal, cómo está la morgue equipada y la capacidad de médicos que vamos a tener en ese momento”, refirió.

SIMULACRO1

Al mismo tiempo, Eduardo Vado, de la Comisión Sectorial de Salud, explicó que ellos trabajarán con 2 escenarios: uno con un equipo de emergencia tipo 1, donde se realizará la clasificación de las víctimas y otro que será un centro de información y coordinación de la ayuda médica.

Se encarga de aceptar y clasificar lo que son los equipos médicos de emergencia internacionales, para que sea aceptado o no por el país, ellos recomiendan a las autoridades nacionales”, mencionó.

En ese punto participan 60 compañeros, entre Comisión Sectorial de Salud, el Cuerpo Médico Militar, el Hospital Carlos Roberto Huembes, hospitales del Ministerio de Salud, además de 12 miembros de la UNAN‑Managua.

SIMULACRO1

El Comisionado y Doctor Juan Emilio Moraga, del Hospital Carlos Roberto Huembes, precisó que el ejercicio responde a un proyecto país.

Es decir que estamos listos ante cualquier evento adverso, por eso es un proyecto de nación, es una cuestión de país, por esa razón es que nosotros, todos, Minsa, UNAN, Polisal, Policía Nacional, Ejército de Nicaragua, Cruz Roja, todo mundo, debemos estar preparados ante este primer simulacro regional, en que vendrán diferentes misiones de Centroamérica, incluso más allá de Centroamérica a ver en qué pueden ayudarnos”, manifestó.

Nicaragua fue seleccionada para ser sede del ejercicio por su nivel de preparación, organización y capacidad de respuesta ante una situación de emergencia.

La hipótesis sobre la que se trabajará será la de un terremoto que supere las capacidades de respuesta de Nicaragua.