El Padre Neguib Eslaquit, Director del Centro Espiritual Betania en Dolores, Carazo, opinó para todos los nicaragüenses y para los que aman a Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, la celebración de los 28 años haberse nombrado Cardenal, es un motivo de bendición, alegría, jubilo, que significan a para Nicaragua un regalo y un don del espíritu santo.

El Cardenal Obando ha utilizado su importante distinción en favor de los más pobres y los más necesitados de Nicaragua si ningún tipo de exclusiones, dijo el Padre Eslaquit en una entrevista concedida a El 19 Digital y al Multinoticias Canal 4.

“Es una alegría, es una bendición y realmente, nos emociona profundísimo que lo tengamos y le pedimos al señor Jesucristo que durante muchísimos años más lo sigamos teniendo entre nosotros como una luz, como un faro que nos siga guiando hacia los senderos de amor que es el sentimiento de Cristo nuestro señor”, dijo el religioso de manera muy emotiva.

Cardenal Obando ha inculcado tres amores

Asimismo, Eslaquit recordó que el Cardenal Obando ha dicho que los nicaragüenses tienen tres grandes amores: La Santísima Eucaristía, el amor a la Santísima Virgen María y el amor al Santo Padre.

“Providencialmente, en este mes de mayo del año 2013, esos tres amores que el señor Cardenal nos ha inculcado (…) se han dado de una manera extraordinaria”, manifestó Eslaquit.

El amor a la Santísima Eucaristía, se presenta el próximo 30 de mayo próximo, día de las madres nicaragüenses, también será celebrado el Corpus Cristi, el cuerpo y la sangre de Cristo señaló. Asimismo explicó que la Santísima Virgen, es amada en la advocación de la Virgen María Auxiliadora, considerada por el Cardenal Miguel Obando como patrona, por pertenecer a la orden católica de los salesianos.

Del mismo modo, señaló que el Santo Padre, el Papa Francisco, es amado por su tesón de hacer el bien sin ningún tipo de exclusión, para así alcanzar la paz en la humanidad. Ese camino es seguido fielmente por el Cardenal Miguel Obando y Bravo en Nicaragua, guiado por inspiración divina, apuntó el guía espiritual.

“Y él (el Cardenal Obando), como un auténtico discípulo del señor Jesucristo, ha pasado haciendo el bien en Nicaragua, en su vida, en nuestra comunidad. Porque está imbuido totalmente de la gracia y de la bendición de Dios, y del amor y de la protección de la Santísima Virgen María”, puntualizó.

Relación entre el Cardenal Obando y Juan Pablo II: Un amor especialísimo

El guía espiritual de Betania, aseguró que el Cardenal Miguel y el Papa Juan Pablo II - próximamente santo según Eslaquit- estaban unidos por “un amor especialísimo y una amistad en el espíritu santo”.

Reiteró además, que durante este mes de mayo en el que se ha celebrado la fiesta de pentecostés, momento en el que se derrama el espiritusanto sobre la vida de todos los discípulos, es un tiempo ideal para recordar la intensidad de la relación que vivían Juan Pablo II y el Cardenal Obando.

“Es un amor que pentecostés sigue regalando a Su Eminencia Reverendísima, ese amor. Porque pentecostés es amor, porque pentecostés es paz, porque el Espíritu Santo es alegría, porque el espiritu santo es reconciliación, porque el espiritusanto es perdón y nuestro señor Cardenal, Su Eminencia Reverendísima, es el Cardenal de la Paz, el Cardenal de la reconciliación, el Cardenal del perdón, el Cardenal de la Amabilidad, el Cardenal de la sabiduría, el Cardenal de la ternura, el Cardenal que sigue haciendo el bien a todos; que como dice el Papa Francisco: es un deber y un bello camino hacia la paz”, detalló Eslaquit.

Por tal motivo, refirió que en el Cardenal Obando se refleja que el nuevo nombre de la paz es solidaridad. “En el Cardenal nosotros seguimos encontrando el servicio, la solidaridad. Seguimos encontrando ese Cristo misericordioso que sigue caminando por los caminos de Nicaragua y nos sigue dejando ese estela luminosa para que todos nosotros podamos seguirlo y podamos seguir amando a Jesucristo y a la Santísima Virgen María, con ese ejemplo tan extraordinario”, agregó.

Finalmente, insistió en que la envestidura de Obando, ha sido tomada no para él mismo, sino para ser servidor de todos, “porque el Cardenal Obando es sinónimo de servicio, de reconciliación, (…) de todos los sentimientos bellos que existen en el corazón de Cristo, porque es un auténtico discípulo de Jesucristo y un auténtico amante de la Virgen María que lo cubre permanentemente con su manto”, reiteró.

El Cardenal Miguel Obando y Bravo, fue ordenado como tal, el 25 de mayo de 1985 por el Papa de ese entonces y hoy Beato, Juan Pablo II. Obando que es fiel creyente de la Santísima Virgen María, ha sido pieza clave para alcanzar la paz y la armonía que goza Nicaragua.