El titular del MTI, Pablo Fernando Martínez, señaló que producto de la cooperación que ha venido brindando del Banco Mundial al Gobierno de Nicaragua ha motivado el financiamiento de parte del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y destinarlos a proyectos de construcción y rehabilitación de carreteras bajo el modelo comunitario impulsado por el Gobierno con el apoyo del BM que donó más de 30 millones de dólares en el marco del cuarto convenio y 29 millones en carácter de donación como parte del quinto convenio y seis millones en concepto de préstamo.

“Esto lo que demuestra es el alineamiento que se está dando en la cooperación y la armonización, lo cual después de la reunión quedaron satisfechos. JICA está elaborando un plan maestro de transporte y el BCIE con el quinto convenio que ya se firmó y se aprobó en la Asamblea Nacional”, expresó Martínez.

Según el Ministro, con este quinto convenio el BCIE tendrá la posibilidad de financiar US$35 millones más en carretera dirigido a los caminos productivos y bajo la misma modalidad del Banco Mundial.

Ralf M. Kaltheier, economista del departamento de Transporte del Banco Mundial, explicó que para la institución financiera es muy importante realizar coordinaciones con el Ministerio y otros donantes, ya que ello permite hacer más eficiente la cooperación.

Kaltheier aseguró que el modelo aplicado en Nicaragua es un excelente ejemplo que ha motivado al BCIE a apoyar la ejecución de proyectos de carreteras.

“El modelo utilizado, no solo de la tecnología innovativa del adoquinado, sino también el modulo comunitario es un modelo que en el Banco ya tenemos muchos pedidos de otros países del mundo de este modelo que se tiene que diseminar en todos sus aspectos, tecnológico, como participar y crear empleo en áreas rurales, empleo en las regiones y que impacto económico social tienen esas carreteras para esas regiones”, agregó.

Stephen Muzira, ingeniero de transporte del Banco Mundial, detalló que el financiamiento del Banco dirigido a proyectos de adoquinado se realiza porque el mismo no requiere de la importación de petróleo o productos de asfalto, promueve la industria local, facilita la contratación de mano de obra local y causa un menor impacto en el medioambiente.

“Estamos contentos, estamos trabajando juntos y vamos a tratar de mitigar más estos impactos que está sufriendo Nicaragua en temas de precipitaciones fuertes y pensar más en cosas de drenaje”, comentó Muzira.

Según Muzira en el cuarto convenio se estableció el financiamiento de US$69 millones iniciales y un financiamiento adicional de US$35 millones para un total de 320 kilómetros de carretera adoquinada, y con el quinto convenio se contará con US$35 millones para construir 88 kilómetros más.