Las carnes de pollo y cerdo han mantenido la estabilidad en sus precios, frente al de la carne de res que ha permanecido en constantes alzas, reportaron comerciantes y consumidores en el mercado Oriental.

En un recorrido de los medios del Poder de las Familias y Comunidades por el sector de carnes en el mercado Oriental, se pudo constatar que las familias nicaragüenses aprovechan los precios estables del pollo y el cerdo para preparar sus alimentos.

Según un sondeo de precios por ese populoso centro de compras, el precio por libra de la carne de cerdo, dependiendo del corte es el siguiente: posta a 48.00 córdobas; costilla a 40 córdobas; chicharrón a 100.00 córdobas, y hueso a 6.00 córdobas.

Los precios del pollo también se han mantenido estables. Según Juan Caldera, reconocido distribuidor de pollo en el mercado oriental, los precios son los siguientes: pollo entero y medio pollo a 28.00 córdobas por libra; pierna a 25.00 córdobas; menudos a 10.00 y chincaca a 18.00; pollo americano a 20.00 córdobas pro libra

Caldera anunció que a partir de mañana iniciará una feria de cara al día de las madres y se prevé que los precios del pollo disminuyan un poco.

En el caso de la carne, los comerciantes y consumidores se quejaron de las constantes alzas en los precios por parte de los mataderos.

Según el sondeo, los precios de la carne por libra son los siguientes: posta a 58.00 córdobas; lomo a 65.00; carne molida a 30.00; posta de pierna 59.00; carne para asar 58.00; hígado a 25.00 y corazón a 35.00 córdobas.

María Rivas, comerciante de carne de res, señaló que en las últimas semanas se han registrado incrementos en los precios de ese producto y eso hace que la demanda disminuya y las ganancias se reduzcan.

“No sé qué está pasando, un día el matadero nos da un precio al día siguiente otro precio, nosotros no tenemos estabilidad del precio. No hay nadie que controle el precio, cada día nos suben un peso, dos pesos, tres pesos, antes subían 50 centavos, ahora nos han subido hasta 5 córdobas para arriba”, manifestó.

“A la familia les vendemos parejo, porque a veces llevan para desmenuzar, para asar, para salpicón, para bistec, entonces como llevan de libra en libra se da a 57.00 córdobas pero a la gente no le alcanza”, explicó.

Blanca Sequeira, otra comerciante, también solicitó mejores condiciones en el galerón donde se vende la carne para garantizarle a los compradores la higiene con la que deben manipularse los alimentos.

Por su parte algunas compradoras que visitaron el mercado, explicaron que la carne de pollo y cerdo son buenas opciones frente a la inestabilidad de precios de la carne.