Países integrantes del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) se dieron cita en Nicaragua para formular una estrategia centrada en disminuir en un 10% el consumo de leña a través de la introducción de 1 millón de cocinas mejoradas en la región.

Lorena Lanzas, Viceministra de Energía y Minas de la República de Nicaragua, detalló que con estas cocinas se aprovechará de forma más eficiente el uso de leña, además de reducir los problemas de salud en las personas que hacen uso de estas, detener la deforestación en zonas rurales y reducir los gases de efecto invernadero.

“En Nicaragua, nosotros debido a la política y gestión de nuestro Gobierno Sandinista, hemos diseñado una Estrategia Nacional de Leña que va del 2012-2022, donde se va a avanzar en elaborar un plan de acción para cumplir con esta estrategia”, indicó.

Lanzas destacó que el taller regional viene acompañado bajo el lema “Retos y oportunidades del acceso universal a las estufas limpias en los países miembros del SICA”, y agregó que en el encuentro, que lleva por duración dos días, también participan altos representantes del Banco Mundial y de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE).

“El gobierno está abocado en tratar de disminuir el consumo de leña, es una cuestión cultural en las zonas rurales que no podemos cambiar de un día para otro, sino que tratamos de impulsar un uso más eficiente de la leña y promover bosques forestales de energéticos”, manifestó.

La Viceministra de Energía y Minas precisó que durante esta reunión se ha llegado a valorar que a nivel de la región la leña significa el 50% del consumo total de energía, un dato que es alarmante.

Malcolm Cosgrove, Gerente Regional de Energía del Banco Mundial, aseguró que es necesario disponer fondos para el uso eficiente de la leña, puesto que incidirá de forma favorable en la salud y economía de los países que integran el SICA.

“Es un proyecto muy importante, y va a surtir un efecto directo en la población más pobre de esta región, y ayudará a la región a desarrollarse económicamente; si la leña es utilizada de una manera que no es efectiva hay muchos riesgos, y la respiración de humo de leña en el interior de la casa es muy dañina, especialmente para las mujeres y niños, y esto puede causar daños para la salud e incluso la muerte”, indicó.

El Ministerio de Energía y Minas estimó que actualmente unas 800 mil familias del área rural están utilizando leña.