La Juventud Sandinista 19 de Julio y niños y niñas de un colegio capitalino, rindieron homenaje este jueves a los comandantes guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) Eduardo Contreras, Rogelio Picado y Carlos Roberto Huembes, quienes pasaron a la inmortalidad el 7 de noviembre de 1976.

El homenaje tuvo lugar en el cementerio Oriental (Periférico), donde reposan los restos de los comandantes asesinados por la Guardia Nacional del dictador Anastasio Somoza Debayle.

Iniciaron el acto niños y jóvenes de colegio Eduardo Contreras ubicado en la zona residencial Las Colinas en la periferia sureste de Managua.

Los niños y niñas homenajearon al comandante Eduardo Contreras junto a la tumba donde reposan los restos del guerrillero, mientras la Juventud Sandinista lo hizo junto a la lápida que contiene los restos de Carlos Roberto Huembes.

Los niños procedieron a colocar flores en el mausoleo y colocar un cuadro con la fotografía del comandante Contreras.

HOMENAJE

Samanta Picado, de la Juventud Sandinista, agradeció la presencia de los niños y niñas. “La muerte del comandante Contreras fue un golpe duro al FSLN y a nuestra Patria, pero hoy más que nunca la Juventud Sandinista está comprometida a seguir su legado bajo la dirección del comandante Daniel y la compañera Rosario”, dijo.

La profesora Margarita del Socorro Ortiz, docente del colegio Eduardo Contreras dijo que conmemorar un aniversario más del paso a la inmortalidad del comandante Contreras “significa una muestra de amor y cariño de parte de nuestros niños y el colectivo de educadores” del centro.

En el centro educativo a los niños se les enseña esos valores que dejó a las nuevas generaciones el comandante Contreras y al mismo tiempo se les inculca el amor y respeto y la solidaridad entre hermanos.

El comandante Contreras dirigió el 27 de noviembre de 1974 con el seudónimo de “Marcos” el comando Juan José Quezada del FSLN que se tomó la residencia del entonces reconocido somocista Chema Castillo cuando ofrecía en su residencia una recepción al embajador norteamericano en esa época Turner Shelton.

Contreras fue asesinado por la guardia somocista en la entrada del reparto Satélite de Asososca. El alto dirigente sandinista venía de una reunión en el Open Tres (hoy ciudad Sandino). Iba acompañado de Silvio Reñazco y Rogelio Picado, también asesinados por la guardia de Somoza.

HOMENAJE

Flores y honor para Roberto Huembes

Posteriormente, en el mismo cementerio y a pocos metros, la Juventud Sandinista se hizo presente a la tumba donde reposan los restos del comandante Carlos Roberto Huembes, asesinado por la guardia somocista el mismo día que asesinaron a Eduardo Contreras.

El compañero David Ortiz del distrito III de la Juventud Sandinista dijo que la organización siempre ha mantenido como punta de flecha el ejemplo y legado que dejó Carlos Roberto Huembes ya que él ofrendó su vida “para que nosotros tuviéramos una patria libre”.

Nosotros tenemos que trabajar por la paz recordando así los ejemplos que nos dejaron los comandantes Eduardo Contreras, Carlos Roberto Huembes, Carlos Fonseca el jefe de la Revolución, entre otros”, dijo el dirigente juvenil.

Huembes quien en 1970 ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN/León) se integró al FER donde dirigió las manifestaciones populares contra la dictadura somocista.

En 1971 junto a compañeros como Carlos Núñez Téllez, Francisco Meza entre otros, organizan el Movimiento Estudiantil de Secundaria (MES) y junto a Iván Montenegro encabezaron el trabajo organizativo del Movimiento Cristiano.

Huembes fue responsable de la organización de la clase obrera, pero el 7 de noviembre de 1976 luego de participar en una reunión en el reparto El Dorado circulando en vehículo cerca de la casa de Silvio Reñazco y donde la guardia tenía montado un operativo y al detectarlo lo asesinaron de inmediato.

Así murió uno de los cuadros incansables y luchadores por la unidad dentro del FSLN y según historiadores orales Carlos Roberto Huembes, cuando se bachilleró en el Instituto Pedagógico de Managua en 1969 en su promoción se negó a darle la mano al dictador Anastasio Somoza Debayle.